El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, dijo hoy que el Gobierno y los agentes sociales quieren alcanzar un pacto global de estabilidad y crecimiento para el próximo mes de septiembre.

Berlusconi hizo este anuncio en rueda de prensa tras la reunión mantenida hoy en Roma con los representantes sindicales y de la patronal italiana Confindustria, encuentro que se produce un día después de la comparecencia ante el Parlamento del político conservador en un intento por tranquilizar a los mercados.

El jefe del Ejecutivo italiano describió el encuentro como "una discusión en profundidad y seria para alcanzar un pacto de estabilidad y de cohesión social" y explicó los puntos sobre los que se ha articulado la agenda de debate.

Entre estos aspectos figuran la inclusión en la Constitución del equilibrio presupuestario, una reforma fiscal, la modernización de las relaciones industriales y del mercado del trabajo, tanto en el sector público como en el privado, y la aceleración de las obras públicas y de las infraestructuras energéticas y de telecomunicaciones.

A estos puntos se suman las privatizaciones y liberalizaciones en los servicios públicos locales, así como la difusión de las nuevas tecnologías en el sector público y privado, y los fondos estructurales europeos.

Otra línea de actuación importante será la relativa a los elevados costes de la política y a la simplificación de la burocracia, tanto en la administración local como central.

Se trata de una serie de actuaciones que tendrán como objetivo hacer frente a la delicada situación que atraviesa Italia, cuya deuda pública se sitúa por encima del 120 por ciento del PIB y que ayer vio cómo la prima de riesgo de sus bonos marcaba un nuevo récord histórico de 390 puntos básicos.

Berlusconi, sin embargo, quiso lanzar un mensaje tranquilizador y señaló que no cree que la crisis se agrave, al tiempo que subrayó que Italia "no debe tener miedo de que el diferencial de la deuda pueda mantenerse en niveles como los actuales".

Menos optimista se mostró la presidenta de Confindustria, Emma Marcegaglia, quien afirmó que el momento actual es "grave" y debe ser afrontado "con urgencia y con la máxima determinación".

Marcegaglia explicó que, ante las propuestas presentadas hoy por los agentes sociales, el Gobierno les ha asegurado que trabajará durante las próximas semanas para poder llegar a septiembre con un paquete de medidas.