Cuba manifestó hoy su "preocupación" por el tratamiento de la situación de Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU, al que criticó por su "doble rasero", y exigió "pleno respeto" a la soberanía e independencia del país árabe.

"Expresamos nuestra profunda preocupación por el tratamiento de la situación interna en Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU, a partir de la fuerte presión que están ejerciendo las potencias occidentales miembros de este órgano para adoptar decisiones contra el gobierno legítimo de ese país", indica una declaración de la cancillería cubana divulgada hoy en La Habana.

El comunicado, firmado por el viceministro de Relaciones Exteriores Marcos Rodríguez, resalta que la isla "exige el pleno respeto a la libre determinación y a la soberanía" de Siria, después de que el miércoles el Consejo de Seguridad condenara al régimen de ese país por la violenta represión contra la población civil.

Cuba manifiesta su rechazo ante "cualquier intento de socavar la independencia, soberanía e integridad territorial" de Siria, teniendo en cuenta "experiencias y precedentes ya creados a partir de casos recientes, en los que se ha evidenciado la manipulación de la Carta de las Naciones Unidas y el doble rasero que caracteriza la conducta del Consejo de Seguridad".

La Habana también reitera su "confianza" en "la capacidad del pueblo y del gobierno sirios para resolver sus problemas internos, sin ninguna injerencia extranjera".

El presidente sirio, Bachar al Asad, promulgó hoy un decreto que abre oficialmente su país al multipartidismo, después de cinco meses del inicio de las protestas en favor de reformas que han costado más de 1.600 vidas y horas después de recibir la condena del Consejo de Seguridad de la ONU.

En marzo pasado, el Gobierno cubano se expresó de manera similar al condenar enérgicamente la intervención militar extranjera en Libia y criticar al Consejo de Seguridad por ceder a la "presión" de algunas potencias occidentales y "crear las condiciones" para una agresión militar a ese país.