El dominicano Robinson Canó acaparó los reflectores en las Grandes Ligas al pegar su cuadrangular 16 de la temporada para confirmar el poder de los bates latinoamericanos en la presente campaña.

Canó inició un poderoso ataque de 23 imparables de los Yanquis de Nueva York, que vencieron por paliza de 18-7 a los Medias Blancas de Chicago.

Canó no perdió concentración en el juego, después de que se supo que el antesalista estelar de la novena de Nueva York, Alex Rodríguez, está bajo investigación de las Grandes Ligas por presuntamente participar en juegos ilegales de póquer.

Sin permitirse distracciones, Canó (17) conectó de vuelta entera en el primer episodio llevando a dos corredores por delante.

El dominicano, que rompió una sequía de 13 juegos consecutivos sin sacar la pelota del campo, después de que su más reciente cuadrangular lo conectó el 19 de julio, pegó por todo lo alto del jardín derecho, se voló la barda para poner la pizarra 4-0 en la primera entrada.

Su compatriota, el parador en corto Starlin Castro también se voló la barda para remolcar la única carrera del juego y dio a los Cachorros de Chicago una victoria por 1-0 sobre los Piratas de Pittsburgh.

Castro (4) sumó su cuarto vuelacercas en lo que va de campaña al conectar en el octavo episodio, sin corredores en circulación.

El dominicano estudió la serpentina que le enviaba el relevo Chris Resop y le desapareció la pelota, solitario, sin out en la pizarra.

El cerrador dominicano Carlos Mármol (22) se acreditó el salvamento en una entrada completa, ponchando a dos, después de hacer 23 envíos, 14 colocados en la zona perfecta del strike contra cuatro enemigos, para dejar en 3,76 su promedio de efectividad.

El receptor venezolano Humberto Quintero pegó cuadrangular para llevar a los Astros de Houston a un triunfo por 5-4 sobre los Rojos de Cincinnati.

Quintero (2) pegó batazo de cuatro esquinas en el octavo episodio sobre los servicios del cerrador Sam LeCure.

El venezolano cazó a LeCure y le sacó la pelota a la calle, sin corredores en circulación cuando el lanzador tenía un out en ese episodio.

En la derrota el parador en corto dominicano Rafael Furcal pegó cuadrangular, pero los Cardenales de San Luis perdieron 5-10 contra los Cerveceros de Milwaukee en la lucha por el liderato de la División Central de la Liga Nacional.

Furcal (2) pegó de cuatro esquinas en el segundo episodio al enfrentar al abridor Randy Wolf y desaparecer la pelota por todo lo alto del jardín izquierdo, llevando por delante a dos corredores en circulación.

Iniciando en el camino de los jonrones, el receptor venezolano Robinson Chirinos pegó el primero en su carrera y remolcó cuatro anotaciones para llevar a los Rays de Tampa Bay a un triunfo por 9-1 sobre los Azulejos de Toronto.

Para Chirinos (1) fue el primer vuelacercas que pega en su carrera dentro de las Grandes Ligas, y lo hizo en el tercer episodio, cuando la pizarra marcada dos outs.

El venezolano rompió los lanzamientos del abridor dominicano Carlos Villanueva y le sacó la pelota cuando había dos corredores en circulación. El batazo de Chirinos alcanzó los 389 pies (118 metros).

Deteniendo una sequía en su producción destacó la presencia del parador en corto colombiano Orlando Cabrera en el triunfo de los Gigantes de San Francisco, su nuevo equipo, que vencieron 8-1 a los Cascabeles de Arizona.

El torpedero colombiano pegó una vez en los cuatro viajes que hizo a la caja de bateo y logró sus primeras tres remolcadas para su nuevo equipo, después de que el pasado 31 de julio fue traspasado por los Rojos.

Cabrera dijo sentirse preocupado porque no había producido para los Gigantes, su noveno equipo desde la campaña del 2004. El pelotero colombiano empezó la temporada con los Indios de Cleveland.