El guatemalteco Marcos Sandoval logró realizar el sueño de comprar una casa y se ha podido dar la oportunidad de fijarse otras metas. La familia creció y el patrimonio también.

"Generalmente, muchos de nosotros los inmigrantes sólo decimos que venimos a este país por un tiempo a trabajar y no pensamos que con esfuerzo y dedicación podemos llegar a tener algo, un buen porvenir, un buen estado económico", afirmó.

Sandoval, de 39 años, dijo que hasta ahora ha comprado tres propiedades.

Su primera adquisición fue un apartamento de tres recámaras en Ontario, California, en 2000. Se había casado un año antes y necesitaba un lugar más grande para su esposa Macrina y su primera niña, Astrid, explicó el empresario en una entrevista reciente con The Associated Press.

"Tenía dinero, necesitaba más espacio y estaba cansado de pagar renta", dijo.

Sandoval es un ejemplo del crecimiento de 34,2% en hispanos dueños de viviendas que hubo en California entre el 2000 y 2010, según un reciente análisis del estado basado en cifras de la Oficina del Censo.

"Todos los días me sube mi autoestima al ver que tengo algo por qué luchar y me sirve para fijarme otras metas", dijo Sandoval.

Los latinos formaron el grupo étnico que más creció en el rubro, más que los asiáticos que aumentaron en 264.369. La cantidad de blancos bajó en casi 160.000, mientras que la de negros disminuyó en 435, indicó un reporte de Dowell Myers, profesor de la Universidad del Sur de California.

Más sorprendente aún es que los latinos representaron el 78,5% del crecimiento general, agregó el estudio. Se registró un decrecimiento del 32,3% de los propietarios blancos.

Sin embargo, otro estudio reciente sugiere que aquellos dueños de vivienda que sobrevivieron la última recesión probablemente tengan menos patrimonio, pues sus propiedades se devaluaron durante la crisis de bienes raíces.

El guatemalteco vendió su apartamento y compró otra propiedad en 2005 en Corona, California, donde ahora vive con su esposa y tres hijas.

"Es una casa grande, de cinco recámaras, tiene casi 3.000 pies cuadrados (914,40 metros), con garaje para tres autos, jardín atrás y adelante, tiene muchos árboles de frutas y este año estoy cosechando", agregó. "Pero no me preguntes cuánto vale ahora. Se ha devaluado mucho".

El análisis nacional del Centro de Investigación Pew indica que los latinos fueron el grupo étnico que experimentó el declive de patrimonio neto más grande durante la recesión, que según el estudio se registró entre 2007 y 2009.

Luego de alcanzar una media de 18.359 dólares en el 2005, disminuyó en un 66% para el 2009. Entre los negros cayó en un 53% y para los blancos la reducción fue del 16%.

"Cuando miras a los hispanos y ves donde tienen su patrimonio, te das cuenta que una propiedad tiene un papel mucho más importante para un latino que para un blanco. En el 2005, dos tercios de los latinos concentraron su patrimonio en propiedades mientras que los blancos lo hicieron sólo en menos de la mitad", explicó Mark Hugo López, director asociado del Pew Hispanic Center.

Los hispanos también tendían a vivir y comprar casas en estados como California, Florida, Nevada y Arizona, a la cabeza de la burbuja inmobiliaria, y gozaban de la valorización de sus propiedades. Pero esas ganancias se redujeron con la crisis.

"Lo que pasó con California es que ese estado estuvo al frente del auge de compra de viviendas pero igualmente al frente del colapso inmobiliario", señaló López. "Y gran parte del patrimonio de los latinos provenía de sus propiedades. Así que cuando llegó la recesión, ellos perdieron bastante, proporcionalmente".

Del 2000 al 2010, California experimentó un aumento de hispanos dueños de casa, de 1,1 a 1,5 millones, 8% menos que el crecimiento de asiáticos.

¿Qué tan significativo el crecimiento general de dueños de viviendas en California?

"Es posible que los latinos propietarios de viviendas crecieron en 34,2% y representaron el 78,5% del crecimiento general pero también es posible que el valor de sus propiedades bajó y por eso tienen menos riquezas", comentó López. "Lo que si es cierto es que hay personas que mantuvieron sus propiedades, que les costó muy caro, y ahora tienen viviendas valorizadas en mucho más del precio de mercado".

Ambos estudios están basados en cifras de la Oficina del Censo, pero el estudio de Myers examina la última década en California mientras que el análisis del Pew abarca del 2005 al 2009 en todo el país.

En California, los latinos estarían llenando el vacío de compra que los jóvenes blancos están dejando, de acuerdo al estudio del centro superior.

"La conclusión irrefutable es que los blancos no están reemplazando a su propia demanda de dueños de casa durante el ciclo de expansión y contracción", indica el reporte de 17 páginas "Reducción de Propietarios de Viviendas en California en la Década del 2000" de Myers.

El reporte muestra que los dueños de viviendas mayores de 75 años bajó en 67% durante la década pasada. Entre los propietarios de entre 65 y 74 años, la baja fue de 26%.

Entre tanto, el grupo de jóvenes blancos menores de 45 años, que había sido un factor muy prominente en el incremento de la década de los 80 (975,104), creció lentamente en los 90 (678.870) y la década del 2000 (543.797). Esto no fue suficiente como para cubrir las pérdidas de blancos dueños de casa en la década pasada, agregó el estudio. Como resultado el número de propietarios de propiedades no hispanos bajó en 157.877.

"Si los hispanos no hubieran comprado tanto, siempre hubiera habido crecimiento, aunque sea quizás de un cuarto, pero eso no hubiera sido suficiente para sostener el mercado de precio de viviendas, que se mantiene de acuerdo con la demanda y la oferta", dijo Myers. "Quizás los precios de las viviendas hubieran bajado".

---

La reportera de la AP Hope Yen contribuyó a este despacho.

---

E.J. Támara está en Twitter como @ejtamara