El alguacil del condado de Maricopa Joe Arpaio dijo que las autoridaes federales que investigan las acusaciones de discriminación racial imputadas a su oficina aún no le han informado sobre ninguna violación constitucional por parte de sus comisarios.

Arpaio dijo que el Departamento de Justicia tendría que tomar medidas para detener la discriminación racial si los investigadores hubieran hallado tales violaciones.

El alguacil se dijo frustrado por el tiempo que tarda la investigación y que no espera que se resuelva sino hasta después de que haya concluido su campalña de reelección del 2012.

El Departamento de Justicia ha estado investigando la oficina de Arpaio desde marzo del 2009 por presunta discriminación, cateos y confiscaciones inconstitucionales, y por tener una política de sólo hablar el idioma inglés en sus cárceles, lo que es discriminatorio para personas que no lo dominan.

Arpaio dijo que la investigación se enfoca en sus redadas migratorias.

El Departamento de Justicia informó que aún está investigando.