El guardabosques Curtis Granderson remolcó cinco carreras para ayudar a los Yanquis de Nueva York a hacerse de una victoria por paliza de 18-7 sobre los Medias Blancas de Chicago.

La novena de Nueva York se enfocó en el juego e hizo a un lado los aspectos extradeportivos que pudieran afectarle, después de que se supo que su antesalista Alex Rodríguez está siendo investigado por las Grandes Ligas por presuntamente estar involucrado en apuestas de póquer ilegales.

Los Yanquis consiguieron su sexto triunfo consecutivo y el noveno en los últimos 11 juegos para seguir a la caza por el liderato de la División Este de la Liga Americana, que está en poder de los Medias Rojas de Boston, que tienen un juego de ventaja sobre la novena de Nueva York.

Mientras que Granderson remolcó cinco carreras, el segunda base dominicano Robinson Canó (17) y el antesalista Eric Chávez (1) pegaron sendos cuadrangulares para los Yanquis.

Canó ligó su jonrón número 17 en lo que va de campaña, al conectar de vuelta entera en el primer episodio llevando a dos corredores por delante.

El dominicano, que pegó por todo lo alto del jardín derecho, se voló la barda para poner la pizarra 4-0 en la primera entrada.

La victoria se la acreditó el relevo Cory Wade (2-0) en una entrada y dos tercios perfectos.

El derrotado fue para el abridor Gavin Floyd (9-10) en dos episodios y un tercio, permitió nueve imparables, dos jonrones, 10 carreras, dio una base y retiró a dos por la vía del ponche.