El Dow Jones terminó el miércoles un día volátil con pequeñas ganancias, y así evitó una mala racha que no se ha visto desde que Jimmy Carter era presidente.

El promedio industrial Dow Jones subió 29,82 puntos y rompió una racha de ocho días consecutivos de pérdidas. El Dow llegó a estar abajo hasta 166 puntos en la mañana. Un noveno día de pérdidas habría sido la racha más larga para el índice de empresas bien establecidas desde febrero de 1978.

Los mercados han caído recientemente debido a que los inversionistas están cada vez más preocupados por la economía de Estados Unidos.

Poco después de la apertura del mercado, el Instituto de Gerencia de Abastecimiento dijo que su índice para medir el sector servicios de la economía de Estados Unidos creció en julio al ritmo más débil en 17 meses. Los economistas habían previsto un ligero aumento.

El informe fue la más reciente de una serie de señales de que la economía podría estar desacelerándose. Los consumidores redujeron sus gastos en junio por primera vez en casi dos años, el sector manufacturero disminuyó, y el gobierno dijo que en la primera mitad del año la economía creció a su ritmo más lento desde que la recesión terminó en junio de 2009.

"Ha sido demasiado al mismo tiempo para que los inversionistas aguantaran y ya se está empezando a ver algún elemento de pánico", dijo Andrew Goldberg, estratega para el mercado de Estados Unidos en JP Morgan Funds.

El Dow Jones, el índice Standard & Poor's 500 y el tecnológico Nasdaq cayeron más del 1% al comienzo del día, pero subieron después del mediodía.

El promedio industrial Dow Jones cerró con una ganancia de 0,3%, en 11.896,44. El S&P 500 ganó 6,29 unidades, o 0,5%, para quedar en 1.260,34. El S&P había retrocedido durante siete días seguidos hasta el martes. Está arriba un 0,2% para el año después de haber estado abajo 0,3 para el año el martes.

El tecnológico Nasdaq subió 23,83, o 0,9%, a 2.693,07.

El más amplio S&P 500 — el índice que siguen la mayoría de los gestores de dinero profesionales y los fondos de inversión estadounidenses — aumentó después de que tocó un mínimo para el año de 1.234. Algunos inversionistas lo vieron como una oportunidad para comprar en el S&P 500. Se espera que, en conjunto, las compañías en el índice tengan ganancias récord este año.

Algunas de esas ganancias también podrían deberse a la compra automática producida cuando un índice alcanza cierto nivel. Muchos operadores usan programas de computadora que compran o venden acciones una vez que sobrepasan sus promedios de largo plazo.

"Parece que el dinero de la mañana estaba basado en el miedo y el mercado volvió a subir cuando el comercio manejado por programas de computadora se hizo cargo", dijo Mark Lamkin, el jefe de Lamkin Wealth Management en Louisville, Kentucky.

Tres acciones subieron por cada dos que cayeron el miércoles en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen consolidado fue más elevado de lo normal con 5.700 millones de acciones.

En otros mercados internacionales, el FTSE 100 británico perdió 2,3%, a 5.584,51, mientras que el DAX alemán cayó 2,3%, a 6.640,59 y el CAC-40 francés retrocedió 1,9%, a 3.454,94.

Más temprano, en Asia, el Nikkei japonés cayó 2,1%, a 9.637,14, su cierre más bajo en cinco semanas.