El mediocampista Michael Ortega, autor de tres pases gol en el Mundial Sub20, afirmó que disfruta su papel como armador de juego en la selección colombiana.

El jugador del Atlas de México dio dos pases de gol a Jeison Murillo y otro a José Adolfo Valencia en los dos triunfos de Colombia, 4-1 sobre Francia y 2-0 contra Malí.

"Se decía que era muy individualista, pero ahora estoy haciendo pases gol y aguardo seguir así", declaró el miércoles. "La felicidad es inmensa haciendo los pases gol, disfruto más que convirtiendo los tantos".

Ortega afirmó que el plantel se entrega por completo para justificar los elogios de su técnico Eduardo Lara. Colombia selló su boleto a los octavos de final con sus dos triunfos.

"Nos estamos entregando por nuestro técnico, uno se siente feliz cuando hace esas declaraciones... Cada partido nos matamos por él", destacó.

Ortega, de otra parte, se quejó del juego fuerte de los futbolistas de Malí.

"Tengo los tobillos hinchados, pero no me coloqué hielo para no dar tanta 'lora' (quejarse), no me había sentido tan pegado como ante Malí", afirmó.

Con su tanto contra Malí, el "Trencito" Valencia llegó a 10 goles en 15 actuaciones con la selección juvenil colombiana.

Sin embargo, Valencia rehusa compararse con su padre, el ex cañonero Adolfo "El Tren" Valencia.

"No definí como mi papa, él fue un monstruo para definir y tengo que mejorar mucho, no me puedo comparar con él, simplemente hice una 'pepita' (gol) importante, nada más", concluyó.