El Ayuntamiento de la ciudad de Sao Paulo aprobó una ley que crea el Día del Orgullo Heterosexual, que se celebrará el tercer domingo de cada diciembre.

La ley aún debe ser aprobada por el alcalde de la ciudad más grande de Sudamérica, Gilberto Kassab, quien dijo que primero estudiará la ley. Su oficina de prensa se negó a decir cuándo tomaría una decisión.

Carlos Apolinario, el autor de la ley, dijo el Día del Orgullo Heterosexual no es antigay, sino una protesta contra lo que calificó de privilegios de la comunidad gay.

Como ejemplo de ello mencionó cómo la marcha del orgullo gay en Sao Paulo se realiza todos los años sobre la avenida Paulista, una de las vías principales de la ciudad. En contraste, señaló, la Marcha por Jesús organizada por grupos evangélicos no puede usar la misma ruta.

"Yo respeto a los homosexuales y estoy en contra de cualquier tipo de agresión en su contra", dijo. "No tengo problema coexistiendo con ellos siempre y cuando su comportamiento sea normal".

La Asociación Brasileña de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero dijo que la ley de Apolinario podría provocar violencia homofóbica.

"¿Cuantos LGTB serán atacados debido al mensaje de que sólo la heterosexualidad convierte a una persona en moral y buen ciudadano?", dijo la asociación en un comunicado.

"La celebración de orgullo heterosexual es inapropiada porque menosprecia la causa justa de la comunidad LGBT", dice el comunicado. "A diferencia de los homosexuales, los heterosexuales no son discriminados simplemente por ser heterosexuales".

En un reporte reciente, el Grupo Gay de Bahía, a favor de los derechos homosexuales, dijo que 260 homosexuales fueron asesinados en Brasil el año pasado, un 113% por arriba de lo registrado hace cinco años.