La vicepresidenta del Gobierno español y ministra de Economía, Elena Salgado, dijo hoy que "hay motivos de preocupación pero la situación no es gravísima" y consideró que las tensiones sobre la deuda en los mercados "pueden durar aún unos días".

Salgado compareció ante la prensa para dar cuenta de lo tratado en la reunión de urgencia que celebró hoy en Madrid el presidente del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, con su equipo económico.

La vicepresidenta afirmó que el Ejecutivo "observa con preocupación las tensiones en los mercados financieros" que afectan no solo a España, sino también a Portugal, Grecia, Irlanda, Italia, Francia y Bélgica.

Según Salgado, el Gobierno español estima "que está situación puede durar aún unos días", pero dijo que España la afronta "en una posición de relativa tranquilidad", que se basa en que concluirá 2011 con la deuda del PIB en torno al 68%.

"Hay motivos de preocupación, pero no calificaría la situación de gravísima", dijo Salgado, que atribuyó las actuales turbulencias en los mercados de deuda en primer lugar a la situación de EEUU, con las dificultades para cerrar el acuerdo de endeudamiento público y los temores a la ralentización de su economía y sus posibles efectos en otros países.

También destacó que en el mes de agosto el volumen de negociación en los mercados financieros desciende notablemente, lo que favorece la volatilidad existente.

Citó asimismo entre los factores que favorecen las actuales tensiones que todavía no se apliquen las medidas adoptadas en la cumbre del Eurogrupo del pasado 21 de julio, que dio luz verde al segundo rescate financiero a Grecia.

En este punto, manifestó la necesidad de "aplicar cuanto antes" los términos de dicho acuerdo.

El mensaje que se debe enviar a los mercados es -según la responsable económica española- la determinación de proseguir las reformas económicas emprendidas, la seguridad en el cumplimiento del límite fijado este año para el déficit público en el 6 por ciento del PIB y la mejora de la gobernanza europea.

La reunión de urgencia del equipo económico de Zapatero se celebró después de las fuertes presiones sobre la deuda española este lunes y martes, que continuaron hoy, jornada en la que cerró en 385 puntos básicos tras haber alcanzado el récord de 407 puntos a primera hora.

Tanto Zapatero como Salgado han interrumpido sus vacaciones estivales y según la vicepresidenta "estarán disponibles" y seguirán "vigilantes" la evolución en los mercados.