Organizaciones internacionales como Amnistía Internacional (AI) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) exigieron el miércoles el esclarecimiento del asesinato del periodista José Agustín Silvestre, cuyo cuerpo baleado fue encontrado el martes en un paraje rural horas después de ser secuestrado.

Silvestre, de 61 años, dirigía la revista quincenal "La Voz de la Verdad" y un programa de radio del mismo nombre en La Romana, 120 kilómetros al oriente de la capital, desde donde había realizado diversa denuncias sobre narcotráfico.

Las autoridades dominicanas "deben llevar a la justicia a los responsables del asesinato", indicó Susan Lee, directora de AI para las Américas en un comunicado fechado en Washington y distribuido en Santo Domingo.

Lee demandó que las autoridades dominicanas garanticen la seguridad de los comunicadores, al indicar que "existen numerosos reportes de ataques y amenazas a periodistas".

El presidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, expresó en un comunicado que "precisamos que las autoridades presten especial atención al crimen e investiguen con transparencia y agilidad hasta dar con los responsables".

Robert Rivard, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, expresó que el asesinato de Silvestre "es uno de los más trágicos para los periodistas".

En lo que va del 2011 han sido asesinados otros 19 periodistas en el continente americano, de acuerdo con la SIP.

El cuerpo de Silvestre, con dos heridas de bala en el abdomen y una en el cuello, fue encontrado cerca de un poblado rural a unos 100 kilómetros al este de la capital, tras ser secuestrado horas antes en La Romana por un grupo de hombres que se movilizaba en un vehículo todo terreno, según las versiones recogidas por las autoridades.

Silvestre había estado detenido seis días entre mayo y junio, acusado por el fiscal de La Romana, José Polanco, por difamación e injuria. El periodista había difundido que el fiscal había recibido dinero para liberar a narcotraficantes.

El periodista estaba a la espera de la apertura formal del juicio en su contra.

Aurelio Henríquez, presidente del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), reveló el martes que Silvestre le había revelado en días pasados que temía por su vida.

"Ya había sufrido amenazas de muerte, agresiones físicas y hasta encierro en la cárcel a causa de las constantes denuncias que publicaba", dijo en su editorial del miércoles el periódico Listín Diario.

El jefe de la policía, José Armando Polanco, garantizó el miércoles en declaraciones de periodistas que "no cesaremos hasta dar con los culpables, materiales e intelectuales" del homicidio.

El procurador general, Radhamés Jiménez, designó el martes una comisión para investigar el asesinato y aseguró que incluso el fiscal Polanco, con quien Silvestre enfrentaba el litigio judicial, sería interrogado.