En circunstancias normales, Lawrence Frank hubiese comenzado sus funciones como entrenador de los Pistons de Detroit hablando sobre Tayshaun Prince, Richard Hamilton y Rodney Stuckey.

En cambio, tuvo que hablar sobre el entrenador de Boston, Doc Rivers, el presidente de los 76ers, Rod Thorn, y su entrenador en la escuela secundaria.

Así es el mundo de la NBA durante el cierre patronal.

"Esto será un poco difícil, debido a la situación en la que estamos", dijo Frank al comienzo de su rueda de prensa. "No puedo hablar cosas específicas o sobre los jugadores, así que tendré que ser más impreciso de lo que usualmente soy".

Frank mencionó la emoción que siente por estar en la banca de una de las franquicias "de elite" de la NBA.

"Seis años consecutivos en la final de la conferencia, los playoffs en ocho de las 10 últimas temporadas, y tres títulos", señaló. "Sólo hay cinco equipos en la NBA con tres (títulos), y este es uno de ellos. Ese es un honor".

Los Pistons, sin embargo, atraviesan un momento difícil. En las dos últimas temporadas, tuvieron marca general de 57-107 y la campaña de 2010-11 estuvo repleta de incidentes de indisciplina.

"Nuestra primera tarea es encaminar a la franquicia", dijo el presidente del equipo, Joe Dumars.

Frank fue entrenador de los Nets de 2003-09 y condujo al equipo a los playoffs en cuatro ocasiones.