Haber interrumpido continuamente el discurso del presidente Ollanta Humala durante la ceremonia de asunción de mando le costó a la congresista fujimorista Martha Chávez ser suspendida por 120 días sin sueldo.

"¡Es un usurpador!", "¡Tú eres un golpista!", "¡Usted no respeta la constitución!", "¡No te creemos!", vociferó insistentemente Chávez durante el discurso de Humala mientras blandía en una mano la constitución vigente de 1993, sancionada durante el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000).

En el recinto del legislativo, donde Humala juró el cargo de presidente el 28 de julio, más de una docena de mandatarios invitados, la mayoría sudamericanos, observaban con incomodidad la escena.

Chávez, del partido fujimorista Fuerza 2011, reaccionó a los gritos cuando Humala juró el cargo prometiendo "honrar el espíritu, los principios y los valores de la constitución de 1979", anterior a la de 1993.

En una sesión reservada a la que no tuvo acceso la prensa, el Congreso votó el martes por la noche la suspensión de Chávez por 120 días sin goce de sueldo.

"El (Humala) plantea un juramento imperfecto, un juramento por la constitución del año 79... una constitución que no existe", dijo la congresista el miércoles en una entrevista con la emisora Radioprogramas.

"Yo no me arrepiento de haber intervenido, es un deber", sostuvo quien fuera la primera mujer presidenta del legislativo en 1995 y férrea defensora de Fujimori, quien cumple una condena de 25 años de cárcel por violaciones a los derechos humanos y corrupción.

La bancada de Fujimori es la segunda fuerza en el legislativo y la principal de oposición.

El 5 de junio, Humala derrotó en segunda vuelta a la hija mayor del ex presidente, Keiko Fujimori.

Desde que incursionó en política, Humala, de tendencia izquierdista, fue muy crítico de la constitución de 1993, a la que considera demasiado liberal, y en su campaña electoral planteó la necesidad de modificarla.

Pero ante el temor que la propuesta desató en el electorado, Humala sostuvo que el cambio en la carta magna sólo se realizaría si existía consenso en el Congreso.

Chávez se quejó de la "arbitrariedad" de haber sido suspendida en una sesión reservada del Congreso, cuando éstas sólo se realizan en el caso de temas de seguridad nacional.

Congresistas del opositor Partido Aprista, del ex presidente Alan García, también cuestionaron la sanción decidida en una reunión reservada, lo que consideraron sienta un "nefasto precedente".

"Esa sanción es una sanción írrita que ha vulnerado el debido proceso... por querer de repente sentar un precedente de intimidación que nosotros rechazamos tajantemente", dijo el congresista Javier Velásquez.

El congresista Carlos Bruce, por su parte, sostuvo que "sólo las dictaduras no se atreven a darle la cara al pueblo a través de los medios".

No obstante, el presidente del Congreso, el oficialista Daniel Abugattás, consideró que el castigo impuesto a Chávez fue "ejemplar"

"Es lo mínimo que merecía una persona que alteró la transmisión de mando, el acto más solemne celebrado cada cinco años", dijo Abugattás.

Gana Perú, la fuerza de Humala, no tiene mayoría en la Asamblea aunque posee 46 de 130 congresistas. Le sigue en importancia la bancada fujimorista, con 37 legisladores.

El segundo vicepresidente de la república, Omar Chehade, opinó que fue una sanción "justa" y "legítima" que castigó "la malcriadez, la grosería".