La policía noruega ha creado una unidad especial para investigar los ataques que dejaron 77 muertos, se informó el miércoles.

Anders Behring Breivik confesó que colocó la bomba en la capital y perpetró la masacre en un campamento para jóvenes. Pero quedan muchos interrogantes, entre ellos cómo financió los ataques y con quién estaba en contacto.

Breivik ha dicho que pertenece a un grupo misterioso que realiza una cruzada contra el islam, el cual tendría células en toda Europa.

El abogado policial Paal-Fredrik Hjort Kraby dijo que las autoridades están interesadas especialmente en las cuentas bancarias que pudiera tener Breivik.

Los ataques llamaron la atención sobre los partidos ultraderechistas en los países nórdicos que exigen firmes limitaciones a la inmigración. Breivik fue miembro del Partido del Progreso de ultraderecha en Noruega.

Partidos de la misma orientación en Suecia, Dinamarca y Finlandia se han visto en figurillas para denunciar las acciones de Breivik y a la vez mantener su posición contra la inmigración.

El miércoles, la titular del Partido del Pueblo de Dinamarca, Pia Kjaersgaard, dijo en su conferencia veraniega anual que "No debemos acallarnos. Debemos mantener nuestra libertad de palabra".