Policías federales detuvieron a un presunto líder de un grupo del narcotráfico que opera en el puerto turístico de Acapulco e involucrado en el secuestro y asesinato de al menos 20 turistas mexicanos.

Moisés Montero Alvarez, alias "El Koreano" y considerado uno de los principales líderes del Cartel Independiente de Acapulco (CIDA), fue capturado el lunes en el puerto del pacífico mexicano junto con dos menores de edad y un hombre de 21 años, informó en un comunicado la Secretaría de Seguridad Pública federal.

Las autoridades federales informaron que un juez ordenó que Valdez Villareal sea enjuiciado por delitos relacionados con el crimen organizado.

"El Koreano" es señalado como responsable de la desaparición el 30 de septiembre de 2010 de 20 turistas del estado occidental de Michoacán y cuyos cuerpos en descomposición fueron localizados con posterioridad en una fosa común.

Las autoridades creen que integrantes del narcotráfico confundieron a los turistas con integrantes del cartel rival de La Familia.

Alvarez también es sospechoso de ordenar el asesinato de integrantes de carteles rivales en Acapulco y de policías y por el incendio del 7 de abril de un mercado que dejó al menos a un muerto. Anteriormente, fue arrestado en 1999 por cargos de extorsión, informó la policía.

El presunto narcotraficante declaró a las autoridades que una ola de asesinatos que ha afectado en las últimas semanas a Acapulco se deben a enfrentamientos entre el CIDA y un grupo denominado "La Barredora" por el control del lugar para el tráfico de drogas.

La Secretaría señaló que "El Koreano" está también vinculado con el secuestro de dos policías federales el 15 de julio y el asesinato de un líder de comerciantes en Acapulco.

El CIDA fue un grupo que surgió en medio de una fractura al interior del cartel de los hermanos Beltrán Leyva y que se ahondó tras la muerte de su máximo líder, Arturo Beltrán, y el intento por controlar la organización por parte de su ex jefe de sicarios, un estadounidense identificado como Edgar Valdez "La Barbie".

Valdez tenía en Acapulco su principal centro de operaciones.

La violencia atribuida a los carteles de las drogas se ha traducido en más de 35.000 asesinatos desde diciembre del 2006, cuando el gobierno del presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra el crimen organizado.

La policía federal ha reportado más de una decena de asesinatos en la zona de Acapulco en los últimos dos días. En un caso, el torso de un hombre de 35 años de edad y su brazo derecho fueron encontrados en una calle cerca del Grand Hotel Acapulco, un edificio de 23 pisos frente a la playa. En otro, se encontraron en un taxi los cadáveres de tres hombres de unos 20 años de edad que fueron asesinados con fusiles automáticos.

Al menos cinco mujeres de entre 30 y 50 años también han sido reportadas muertas en ese periodo, varias en zonas que rodean al estado de Guerrero. Las mujeres recibieron disparos y fueron atadas y amordazadas. No se sabe si los asesinatos están relacionados.

"La Barbie" fue capturado en agosto de 2010 en un rancho a las fueras de la ciudad de México después de un año de persecución.

En un anuncio por separado, la Procuraduría informó que por orden de un juez, José Antonio Acosta Hernández permanecerá detenidos por 40 días.

Acosta es un ex policía que habría ordenado 1.500 asesinatos durante una campaña de terror a lo largo de la frontera con Estados Unidos. Fue detenido el viernes en el norteño estado de Chihuahua.

Por otra parte, tres empleados más de encuestadoras fueron reportados desaparecidos en Michoacán, incrementando a nueve el número de encuestadores desaparecidos en esta entidad afectada por la violencia. La firma Parametría informó el martes que perdió contacto con sus trabajadores.

Las autoridades todavía están buscando a seis encuestadores de la firma Consulta Mitofsky que también desaparecieron en Michoacán. El vocero de seguridad nacional, Alejandro Poiré, dijo que las autoridades federales se ofrecieron a apoyar a las estatales para investigar el caso.