Los presidentes de Rusia, Dmitri Medvédev, y Estados Unidos, Barack Obama, calificaron hoy de viable el ingreso de Rusia en la Organización Mundial de Comercio (OMC) antes de finales de año.

Durante la conversación telefónica entre ambos mandatarios "se destacó que es totalmente viable el logro de los principales acuerdos que garanticen el ingreso de Rusia en la OMC antes de finales de año", informó el Kremlin en un comunicado.

Medvédev y Obama consideran que "el impulso dado por ambos países ha contribuido al logro de significativos progresos en las negociaciones" comerciales durante los últimos meses, señalan las agencias rusas de noticias.

Ambos líderes intercambiaron opiniones sobre "los próximos pasos para estimular y coordinar el trabajo en esa dirección", indica la nota oficial, que añade que Medvédev aprovechó para felicitar por adelantado a Obama, que cumple mañana 50 años.

Tanto Medvédev como el primer ministro ruso, Vladímir Putin, han acusado en varias ocasiones a EEUU de obstaculizar la integración en la OMC de Rusia, la última gran economía al margen de esa organización.

Recientemente, el negociador jefe ruso, Maxim Medvedkov, aseguró que las negociaciones comerciales deberían concluir a mediados de diciembre durante la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMC en Ginebra.

A mediados de septiembre los grupos de trabajo de Rusia y la organización comercial tratarán dos de los temas pendientes más complejos, que son los controles sanitarios y fitosanitarios.

Por otra parte, reconoció que las negociaciones con Georgia, que anunció en abril de 2008 que bloquearía el ingreso de Rusia en la OMC hasta que Moscú dejara de socavar la soberanía del país caucásico, han sido hasta ahora infructuosas.

Rusia reanudó en septiembre del año pasado las negociaciones multilaterales con la OMC, que había suspendido en julio de 2009 tras crear una Unión Aduanera con Bielorrusia y Kazajistán.

Medvédev ha asegurado que Rusia está "harta" de esperar en la antesala de la OMC desde 1993 y criticó el hecho de que el país lleve negociando la entrada más años que China, miembro desde 2001, "pese a que la economía rusa es mucho más pequeña que la china".