Los órganos sindicales de los taxistas griegos decidieron hoy continuar con sus movilizaciones y la huelga iniciada el pasado 11 de julio, en protesta por la liberalización de la concesión de licencias en el sector adoptada por el Gobierno.

El vicepresidente de la asociación de taxistas de la región de Ilía, Dimitris Miaoulis, confirmó a Efe que la huelga proseguirá al menos hasta el próximo sábado, cuando se replanteará la estrategia en una reunión de las representaciones regionales de los sindicatos.

No obstante, en algunas zonas turísticas, como en las islas de Rodas y Kos, los taxistas anunciaron hoy una suspensión del paro.

El viceministro griego de Infraestructuras, Transportes y Redes, Mijalis Karjimakis, había exhortado hoy a los todos los trabajadores del sector a suspender la huelga al menos hasta final de mes, para evitar más daños al vulnerable sector del turismo en plena temporada.

A cambio, les prometió estudiar con más atención sus reivindicaciones.

Pero, en declaraciones a la emisora de radio "Vima 99,5", el vicepresidente de la Federación Griega de los Taxistas, Panos Skentsos, acusó al titular de Infraestructuras, Transportes y Redes, Yannis Ragousis, de llevar a cabo "maquinaciones sospechosas" e instó al presidente del Gobierno, Yorgos Papandréu, a tomar posición y ofrecerles garantías sobre los plazos de trabajo.

Según esta fuente, los taxistas independientes no podrán competir con las grandes compañías que entrarían en el sector después de su liberalización, exigida por Bruselas dentro del plan de ajuste fiscal y reformas estructurales, como condición para financiar el rescate externo de Grecia.

De acuerdo con datos de los sindicalistas, más de 28.000 taxistas participan en la huelga desde el primer día de las movilizaciones.

El presidente de la región de Ática (Atenas), Yannis Sgouros, informó de más de un centenar de acusaciones que afectan a más de 5.000 personas por obstaculización del tráfico y la Justicia está procesando varias decenas de denuncias.

El Ministerio de Transportes inició hoy el envío de más de 2.000 convocatorias a taxistas para que reanuden el servicio, bajo la amenaza de acusación por violación del código de circulación.

Mientras tanto, muchos taxistas continuaron hoy con sus acciones de protesta, como en Patras, donde ocuparon los peajes de la autopista hacia Atenas y dejaron pasar gratis a los coches.

En Tesalonica organizaron una manifestación que provocó el caos circulatorio en la ciudad, la segunda más grande del país.

En Heraklio, Creta, ocuparon por segundo día las taquillas del museo de Knosos y dejaron a los turistas visitar el sitio arqueológico sin pagar.

En otras ciudades, como Khaniá en Creta, Pírgos y en la región de Jalkidikí (norte), los taxistas bloquearon las dependencias de las autoridades locales.