La Comisión Europea espera que el juicio que se inició hoy en El Cairo contra el expresidente egipcio Hosni Mubarak, acusado de planear los ataques contra los manifestantes durante la Revolución del 25 de enero, se ajuste a los estándares internacionales.

"El juicio del señor Mubarak es un asunto que concierne a las autoridades judiciales" de Egipto, afirmó el portavoz comunitario de Asuntos Exteriores, Michael Mann, en la rueda de prensa diaria.

Sin embargo, el Ejecutivo comunitario espera "que el juicio prosiga acorde a los estándares internacionales usuales", afirmó, aunque recalcó que "corresponde a las autoridades judiciales en Egipto hacer lo que tienen que hacer", según manda la ley.

El expresidente y sus hijos, Alaa y Gamal, negaron hoy en el juicio que se les sigue en El Cairo las acusaciones de abuso de poder e implicación en la muerte de manifestantes durante la Revolución del 25 de Enero.

En cuanto a las elecciones parlamentarias en Egipto, que se iban a celebrar en principio en septiembre pero que han sido retrasadas, y en las que en principio no se permitirá la presencia de observadores internacionales, Mann señaló que la Unión Europea ha ofrecido enviar una misión pero que depende de las autoridades egipcias decidir si invitan a los expertos a su país o no.

"Estamos preparados para enviar una misión si lo requieren" las autoridades, explicó.

Egipto también está en proceso de elaborar una nueva Constitución, la cual debe ser "buena, incluyente y pluralista", tal y como la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, ha transmitido a los políticos egipcios, recalcó su portavoz.

La UE ayudará a ese país árabe en la redacción de la Carta Magna con asesoramiento y también aportará fondos para desarrollar la sociedad civil, como parte de su estrategia de apoyar la transición democrática en Egipto.

"Siempre estamos preparados para ayudar", concluyó.