La propuesta de 2.530 millones de dólares cursada por la empresa japonesa Kirin Holdings Co. para obtener una participación mayoritaria en la cervecera brasileña Schincariol Group no ha generado el interés de los inversionistas en ninguno de los dos países.

Los accionistas minoritarios de Schincariol acordaron bloquear la venta, en una aparente rencilla familiar por la suerte de la empresa, y los inversionistas japoneses temen que el precio de la operación sea excesivo para las empresa nipona de refrescos.

La adquisición forma parte de las gestiones de la empresa japonesa para encontrar nuevas oportunidades de crecimiento en los mercados de ultramar a fin de compensar la creciente disminución y envejecimiento de la población japonesa. Se prevé que el gran mercado brasileño de bebidas crecerá a pasos agigantados junto con la consolidación de su economía.

Las acciones de Kirin cayeron el miércoles casi un 5% en la bolsa de valores de Tokio ante las dudas por el elevado precio de la operación. En contraste, el índice de referencia Nikkei 225 bajó un 2,2%.

La medida de Kirin resalta además la expansión de la cervecera nipona en el extranjero en lo que va de año mediante la adquisición de otras empresas, aprovechando la fortaleza del yen. El sismo y subsiguiente maremoto del 11 de marzo impulsaron su determinación de ampliar su mercado en el extranjero.

Conforme al acuerdo del martes por un monto de 3.950 millones de reales, Kirin adquiere todas las acciones pendientes de Aleadri-Schinni Participacoes e Representacoes S.A., poseedora del 50,45% de Schincariol, controlada por Alexandre y Adriano Schincariol.

La revista financiera brasileña Exame dijo en su página de internet que los accionistas minoritarios de Schincariol, encabezados por Gilberto, Daniela y José Augusto Schincariol, se oponen a la venta, por considerar que se ignoró su "derecho de preferencia" a las acciones vendidas a Kirin y prometieron adoptar medidas legales para hacer valer ese derecho. El grupo posee el 49,55% de las acciones de Schincariol.

Con Schincariol, Kirin consolidaría su presencia en Brasil, cuyo mercado de cerveza y refrescos suma unos 3 billones de yen (38.800 millones de dólares) cada uno.

Schincariol es la segunda cervecera de Brasil, conocida por sus marcas como Nova Schin, Devassa y Bem Loura. Ocupa además el tercer lugar nacional en el mercado de refrescos con gas.

Cuenta con 13 plantas embotelladoras y una red nacional de distribución en Brasil, dijo Kirin en una declaración.

La empresa quiere obtener el 30% de sus ventas y beneficios fuera de Japón para el 2015.

___

El redactor de Associated Press Stan Lehman contribuyó en Sao Paulo a este artículo.

___

Tomoko A. Hosaka: http://twitter.com/tomokohosaka