La gobernadora Jan Brewer tiene hasta el miércoles como plazo para pedir a la Corte Suprema federal que revoque un fallo que puso en suspenso las partes más controversiales de la ley de Arizona para controlar la inmigración.

Su vocero Matthew Benson dijo que los abogados que representan a la gobernadora se proponen apelar dentro del plazo.

Brewer perdió una apelación este año cuando el tribunal de apelaciones en San Francisco se negó a revocar el fallo de una corte de menor instancia que impidió la aplicación de partes clave de la legislación.

La jueza Susan Bolton había bloqueado el requisito de que los inmigrantes portaran documentos que acreditaran su permanencia legal en el país.

También bloqueó una disposición de que la policía, mientras hace cumplir otras leyes, interrogue a una persona sobre su situación migratoria si tiene motivos razonables de que se encuentra en el país sin autorización para ello.