El grupo energético italiano Enel, accionista mayoritario de la eléctrica española Endesa, anunció hoy que cerró el primer semestre de 2011 con un beneficio neto de 2.552 millones de euros, un 5,2 por ciento más que en el mismo periodo de 2010.

El beneficio neto ordinario del grupo en el primer semestre fue de 2.305 millones de euros, un 4,9 por ciento menos que en el mismo periodo del año precedente, según informó en un comunicado.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) fue de 8.929 millones de euros, un 0,6 por ciento más que en los primeros seis meses de 2010, mientras que el resultado neto de explotación (Ebit) fue de 6.072 millones de euros, lo que supone una reducción del 0,2 por ciento frente al primer semestre del año pasado.

Los ingresos del grupo eléctrico en la primera mitad de 2011 ascendieron a 38.391 millones de euros, lo que significa un aumento del 10,3 por ciento frente a los 34.802 millones del primer semestre de 2010.

En estos primeros seis meses de 2011, la deuda de la eléctrica italiana se situó en los 46.135 millones de euros, un 2,7 por ciento más respecto a los 44.924 millones de euros en que terminó 2010.

Asimismo, la compañía explicó que en base a los resultados obtenidos en el primer semestre de 2011 y a la previsible evolución de la gestión para el ejercicio en curso, en el próximo Consejo de Administración, previsto para el próximo 28 de septiembre, se abordará la distribución de un anticipo sobre el dividendo, estableciendo el importe.

El consejero delegado y director general de Enel, Fulvio Conti, expresó su satisfacción por los resultados obtenidos por el grupo en la primera mitad de año.

Destacó además que "el crecimiento del grupo en Rusia, el desarrollo de Enel Green Power (filial de energías renovables de Enel) y los buenos resultados de las actividades de distribución y venta en el mercado libre en Italia han permitido concluir un primer semestre en positivo".

Conti subrayó también que todos los objetivos económicos y financieros previstos para 2011 pueden ser confirmados.

En este ámbito destacó las "actuaciones destinadas a mejorar constantemente la eficiencia operativa, la puesta en marcha de una nueva capacidad de generar en el ámbito de las energías renovables, en Rusia y en España, así como la constante atención en la optimización de la gestión financiera".

La división del grupo Enel para la península Ibérica y Latinoamérica registró unos ingresos de 15.844 millones de euros en el primer semestre, un 6,7 por ciento más que en el mismo periodo de 2010, cuando fueron 14.843 millones.

El Ebitda fue de 3.611 millones de euros en los primeros seis meses de 2011, un 10,8 por ciento menos que en el mismo periodo de 2010, mientras que el Ebit fue de 2.197 millones, un 14,8 por ciento menos que en el año precedente.