El rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda mayor guerrilla de Colombia, ratificó su disposición a acudir a una mesa de diálogo con el gobierno en busca de acuerdos de paz.

"El ELN ha expresado públicamente y en repetidas oportunidades, su disposición a un diálogo bilateral sin condicionamientos, la agenda y reglamento se construyen por las partes en dichos diálogos", dijo Nicolás Rodríguez Bautista, alias "Gabino", primer comandante del grupo insurgente.

Una "mesa gobierno e insurgencia es hoy lo más aconsejable y en tal sentido nos esforzamos para alcanzarlo", añadió a en una carta pública divulgada el martes en el sitio de internet del grupo.

La misiva de Rodríguez Bautista estuvo dirigida a la ex senadora Piedad Córdoba, que encabeza un grupo de activistas llamado Colombianas y Colombianos por la Paz, que el 18 de julio dio a conocer una carta dirigida al ELN y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) solicitándoles reanudar sus contactos por misivas públicas y respetar el derecho internacional humanitario.

Córdoba no comentó la comunicación de Rodríguez Bautista y no atendió repetidas llamadas telefónicas de la AP.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha dicho en varias ocasiones que su administración no ha cerrado las puertas a un diálogo de paz, pero primero las guerrillas deben cesar sus ataques a poblados, liberar a todos los secuestrados y comprometerse a no repetir esas acciones.

Según jefes militares, algunos de los cabecillas del ELN, que posee al menos 3.000 miembros, estarían radicados en Venezuela, cuyo gobierno siempre ha negado acoger a rebeldes colombianos. Las FARC son el grupo insurgente más grande y se calcula que tienen al menos 8.000 integrantes.

Intentos de negociaciones de paz desde fines de los años 80 tanto con el ELN como con las FARC han naufragado en medio de divergencias de las partes y acciones armadas.