El Parlamento argentino aprobó hoy una ley de emergencia económica para las regiones de las sureñas provincias de Río Negro y Neuquén afectadas por la caída de cenizas del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, que provocó fuertes pérdidas para el turismo y la actividad agropecuaria.

La ley, que ya había recibido el visto bueno del Senado, fue aprobada hoy por la Cámara de Diputados por 189 votos afirmativos y una abstención, según informaron fuentes parlamentarias.

La norma declara la "emergencia económica y social" por 180 días en varios departamentos de Río Negro y Neuquén afectados por las cenizas desde que el pasado 4 de junio el complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle entró en erupción.

Hace un mes, el Gobierno argentino anunció medidas para asistir a los damnificados, como la duplicación por un plazo de dos meses del monto del pago de la asignación universal por hijo, por embarazo y para discapacitados y las asignaciones familiares de los trabajadores registrados en las localidades más severamente afectadas.

También se estableció para los habitantes de estas localidades ciertos beneficios impositivos por un plazo de dos meses.

Asimismo, se dispuso que el Estado subvencione, a través del Programa de Recuperación Productiva, los salarios de 12.000 trabajadores de actividades económicas muy afectadas por la caída de las cenizas, como el turismo, el comercio y la producción agropecuaria.

Por otra parte, el Estado resolvió destinar 10 millones de pesos (2,4 millones de dólares) a la asistencia a los cerca de 1.400 productores agropecuarios afectados.

A finales de junio, el Instituto de Tecnología Agropecuaria de Argentina calculó en 100 millones de pesos (24,2 millones de dólares) las pérdidas sufridas por el sector agrícola de la sureña provincia de Río Negro por la caída de cenizas.

No hay cálculos oficiales de las pérdidas en el sector turístico, seriamente dañado por la abundante caída de cenizas y por el cierre de los aeropuertos en esa región.