El Departamento de Justicia presentó cargos a 72 personas en la mayor acción judicial hasta ahora realizada contra una red global de pornografía y explotación infantil por internet, informó hoy el titular del departamento, Eric Holder.

Durante una rueda de prensa, Holder dijo que la presentación de cargos es fruto de la "Operación Delego", una investigación iniciada en diciembre de 2009 contra unas 500 personas que presuntamente eran miembros de "Dreamboard", un club cibernético privado que promovía la pornografía y explotación sexual de menores.

Los acusados compartían el "sueño" de crear una comunidad cibernética dedicada a la promoción de la explotación sexual infantil, pero para sus pequeñas víctimas "esto fue una pesadilla", dijo Holder.

Agregó que 52 de los 72 acusados ya están bajo custodia policial y las autoridades de EE.UU. colaboran con sus pares internacionales para lograr la detención de los que permanecen prófugos de la Justicia.

Los miembros del "Dreamboard" han sido arrestados en catorce países de todos los continentes y las autoridades quieren que el público se mantenga alerta para proteger a los niños y denunciar cualquier actividad delictiva.

"Estamos enviando un firme mensaje a quienes estén dispuestos a perjudicar y explotar a los niños e intenten ocultar sus actividades: los encontraremos, los frenaremos y les llevaremos ante la Justicia", manifestó Holder.

Según Holder, algunas de las víctimas que aparecían en algunas imágenes y vídeos de la red criminal "eran apenas bebés" y, en algunos casos, presentaban aparente dolor físico y estrés, y estaban llorando.

Las reglas del "Dreamboard" eran claras: para suscribirse y continuar siendo miembro de ese club exclusivo las personas tenían que subir constantemente imágenes pornográficas de niños de doce años de edad o menores.

Los miembros que compartían imágenes y vídeos en los que ellos mismos aparecían abusando a menores recibían un estatus "elevado" y conseguían un mayor acceso al contenido.

El club recurría a técnicas avanzadas para evitar la detención de las autoridades policiales, y poseía una extensa colección privada de imágenes y vídeos de abuso sexual infantil, algunos de contenido violento y gráfico.

Trece de los acusados ya se han declarado culpables y cuatro han recibido sentencias de entre 20 y 30 años de prisión, dijo Holder, quien estuvo acompañado de la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.