El Departamento de Justicia estudia denuncias contra el departamento de policía de Albuquerque para determinar si debe investigar el reciente aumento de muertes de civiles a manos de la policía.

Un vocero del departamento confirmó el martes que se lleva a cabo la revisión un día después que el concejo municipal — cada vez más presionado por defensores de los derechos civiles y las familias de algunos de los 13 muertos por la policía de Albuquerque en los últimos meses — decidió por escaso margen pedir a la ciudad que solicite una investigación independiente al Departamento de Justicia.

La oficina del alcalde Richard Berry se negó a decir si aprobará o vetará la medida. Pero su aprobación no es necesaria ya que el Departamento de Justicia puede iniciar una investigación de oficio si encuentra una pauta de posibles abusos a los derechos civiles.

Algunas familias de las víctimas han tomado contacto con el departamento para manifestar su preocupación. Y la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos solicitó formalmente que el Departamento investigue denuncias de brutalidad policial, según el director de esa organización en Nuevo México, Ralph Arellanes.

"El Departamento revisa las denuncias para determinar si se justifica una investigación", dijo el organismo en un correo electrónico, refiriéndose al estatuto que le permite investigar pautas de abuso.

Desde el 2010, la policía ha disparado contra diecinueve personas, trece de las cuales han muerto. Varios estaban inermes y muchos tenían enfermedades mentales. En su mayoría eran jóvenes hispanos varones.