Los Marlins de Florida volvieron a colocarse arriba de la marca de .500. Se trata de toda una proeza, luego de tener una foja de 1-19 en junio y quedar 11 juegos por debajo de esa marca.

Todo parece distinto en el equipo, incluso el desempeño del venezolano Omar Infante con el madero.

Infante conectó el martes dos jonrones, y un mal tiro del intermedista novato Justin Turner en la novena entrada permitió que los Marlins anotaran dos veces para remontar la pizarra y superar 4-3 a los Mets de Nueva York.

Con sus dos palos de vuelta entera, Infante suma tres vuelacercas en esta campaña. El segundo bate conectó sus toletazos en la primera y en la quinta entrada. Es la primera vez que suena más de un cuadrangular en un encuentro.

El triunfo de los Marlins se vio empañado por la lesión del campocorto estelar dominicano Hanley Ramírez, quien abandonó el encuentro tras torcerse el hombro izquierdo cuando se deslizaba en busca de atrapar una pelota en los jardines. Su condición se evaluará a diario, dijo el club, pero es por lo menos seguro que se perderá el encuentro de este miércoles.

La pelota, bateada por el puertorriqueño Angel Pagán, cayó de hit mientras Ramírez se sujetaba el hombro y hacía una mueca de dolor.

Ramírez, tres veces electo para el Juego de Estrellas y campeón de bateo de la Liga Nacional en el 2009, permaneció en el suelo durante varios minutos. Abandonó el terreno junto con McKeon y un masajista.

"Esto me va a seguir doliendo", dijo Ramírez. "Espero que no sea nada malo y que pueda volver pronto".

Otro dominicano, José Reyes, aportó un jonrón a la causa de los Mets, mientras que Chris Capuano lanzó durante seis innings con autoridad. Sin embargo, Nueva York sufrió su cuarta derrota consecutiva luego de hilvanar cinco victorias seguidas.

Los Mets ganaban por 3-2 en el comienzo del noveno inning, pero Jason Isringhausen se metió rápidamente en problemas al expedir un pasaporte a Logan Morrison.

Mike Stanton fue retirado con un globito y un sencillo de Mike Cameron puso corredores en las esquinas.

Isringhausen (2-2) golpeó con un lanzamiento a John Buck para llenar las bases y el emergente Bryan Petersen pegó un rodado lento a segunda. Turner atacó la pelota y Buck dejó de correr entre las dos almohadillas.

El tiro de Turner a primera se fue muy arriba, se le escapó a Lucas Duda y le dio a Florida la ventaja por 4-3.

"Habíamos perdido muchos juegos como el que ganamos esta noche. Estamos agradecidos de lograrlo", dijo el manager de Florida", Jack McKeon.

Steve Cishek (2-1) lanzó dos innings de blanqueada para llevarse la victoria. Los Marlins alcanzaron así a los Mets en el tercer lugar de la División Este de la Nacional.

Está por verse si la lesión de Ramírez, quien ya ingresó a la lista de los inhabilitados a comienzos de esta campaña por un problema lumbar, afecta el repunte de los Marlins.

"Necesitamos que otras personas estén listas para jugar", dijo McKeon. "Esto da a (Greg) Dobbs una oportunidad de jugar un poco.

Dobbs se colocó como antesalista y el dominicano Emilio Bonifacio se mudó de tercera a campocorto.

Infante no fue el único latinoamericano que conectó dos jonrones en el mismo encuentro.

Alfonso Soriano bateó dos de los seis cuadrangulares que los Cachorros empalmaron entre sus 21 imparables para marcar nuevos récords del equipo en la temporada y superar 11-6 a los desfallecientes Piratas de Pittsburgh.

El dominicano Soriano conectó jonrones solitarios en la tercera entrada contra Kevin Correia (12-9) y en la cuarta frente a Anthony Watson. Su compatriota Aramis Ramírez ligó un vuelacercas de tres carreras y el puertorriqueño Geovany Soto sonó un cuadrangular de dos rayas. Marlon Byrd y Tyler Colvin también batearon sobre la barda.

Pittsburgh sufrió su quinta derrota en fila y la 10ma en 13 encuentros. Los Piratas descendieron al promedio de .500 con foja de 54-54. La franquicia tiene un récord de 18 temporadas perdedoras al hilo.

Ramírez, que llevaba un pésimo registro de 20-0 al bate, remolcó cuatro carreras, en tanto que Starlin Castro, Darwin Barney y Colvin tuvieron cada uno tres hits. Ramírez, Byrd, Soto, Soriano y el ganador Randy Wells (3-4) pegaron dos imparables por cabeza.

En otros juegos de la Liga Nacional, los Rojos de Cincinnati triunfaron por 5-1 sobre los Astros de Houston, con un grand slam del colombiano Edgar Rentería.

Además, los Nacionales de Washington aplastaron 9-3 a los Bravos de Atlanta; los Filis de Filadelfia blanquearon 5-0 a los Rockies de Colorado; los Cardenales de San Luis se impusieron 8-7 a los Cerveceros de Milwaukee en 11 entradas; los Dodgers de Los Angeles blanquearon 1-0 a los Padres de San Diego, y los Diamondbacks de Arizona doblegaron 6-1 a los Gigantes de San Francisco.

En la Liga Americana, el dominicano Erwin Santana siguió brillando en la lomita, seis días después de lanzar un juego sin hit.

Ervin Santana (7-8) toleró ocho imparables y los Angelinos de Los Angeles derrotaron 4-1 a los Mellizos de Minnesota.

El intento de Santana de duplicar la proeza de Johnny Vander Meer en 1983 de lograr dos partidos seguidos sin recibir hits con los Rojos de Cincinnati, terminó en la segunda entrada cuando Jason Kubel bateó un sencillo al jardín derecho en el 20vo lanzamiento del dominicano.

También en el Nuevo Circuito, los Azulejos de Toronto vencieron 3-1 a los Rays de Tampa Bay, con un jonrón del dominicano José Bautista (32) y otro del cubano Yunel Escobar (10), y los Tigres de Detroit superaron 6-5 a los Rangers de Texas, con salvamento del dominicano José Valverde.

Asimismo, los Orioles de Baltimore arrollaron 8-2 a los Reales de Kansas City; los Yanquis de Nueva York blanquearon 6-0 a los Medias Blancas de Chicago; los Medias Rojas de Boston superaron 3-2 a los Indios de Cleveland, y los Atléticos de Oakland, 4-2 a los Marineros de Seattle.