El presidente Hugo Chávez destacó el miércoles las declaraciones de su colega colombiano Juan Manuel Santos y el ministro de Defensa de ese país en respuesta a la denuncia de un jefe militar colombiano sobre la supuesta presencia de miembros de las FARC en Venezuela.

"El gobierno de Colombia desmiente presencia de células de las FARC en Venezuela. Eso es muy importante", dijo Chávez al agradecer las declaraciones que hicieron el martes Santos y el ministro Rodrigo Rivera, en reacción a las afirmaciones del comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, almirante Edgar Cely. Cely había asegurado el lunes que miembros de la FARC seguían en territorio venezolano.

"Estábamos pendientes de unas declaraciones extrañas que salieron de Colombia de un alto jefe militar", indicó el mandatario venezolano, en una llamada telefónica a la televisora estatal.

Chávez, quien es tratado de cáncer, informó que espera conversar por teléfono con Santos el miércoles.

Las relaciones entre los gobiernos de Bogotá y Caracas se restablecieron en agosto de 2010, tres días después de haber asumido el cargo, y después de semanas de la ruptura suscitada bajo el gobierno del presidente Alvaro Uribe.

En la jornada, Santos expresó que "el proceso de mejorar las relaciones con Venezuela, por supuesto, tiene enemigos. Enemigos en Venezuela y enemigos en Colombia que van querer sembrar cizañas, que van a querer desviar la intención de los dos gobiernos de trabajar en forma mancomunada".

El reto "es no dejarse desviar, no dejarse... como lo hemos denominado con el presidente Chávez, descarrilarnos, sino seguir el rumbo", agregó el presidente colombiano en un discurso desde la localidad de Apartadó, en el noroeste del país y divulgado por la casa de gobierno.

Más tarde, la televisora RCN divulgó apartes de una entrevista con Santos y en la que el mandatario ratificó lo que ha dicho desde poco después de su llegada al gobierno, el 7 de agosto del 2010: que los campamentos y rebeldes que denunció su predecesor Uribe ya no estaban en los sitios en que se encontraban.

"La voluntad del presidente Chávez en ayudarnos a que esa gente (los rebeldes) se regrese, es genuina y nos ha dado demostraciones de que así es", aseguró.

"Pelearse es muy fácil, insultarse es muy fácil, mantener una relación difícil, como la que hemos mantenido el presidente Chávez y yo", dijo Santos, quien fue ministro de Defensa de 2006 a 2009.

Rivera declaró el martes, refiriéndose a lo dicho por el jefe castrense, que "hemos recibido, en público y en privado, manifestaciones reiteradas del gobierno de Venezuela, al más alto nivel, en el sentido de que ellos no toleran la presencia de delincuentes y criminales provenientes de Colombia en su territorio".

En julio de 2010 Chávez rompió relaciones diplomáticas con Bogotá luego de que el gobierno de Alvaro Uribe denunció que Venezuela daba cabida en su territorio a jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).