Un juez autorizó la solicitud de Charlie Sheen para retirar una demanda presentada contra una mujer que se encerró el baño de una habitación, que el actor dejó en añicos, en un hotel lujoso de Nueva York.

Sheen argumentaba que Capri Anderson se encerró en un baño del Hotel Plaza porque le había robado uno de sus relojes, valuado en 165.000 dólares. En su demanda pedía que le fuera reembolsado el reloj.

Anderson le dijo a la policía que el actor le puso las manos sobre el cuello la noche de octubre en la que ocurrió el incidente en el hotel y que logró escapar de él.

Sheen demandó a Anderson por intento de extorsión en noviembre después de que ella dio su versión de los hechos en el programa "Good Morning America".

Según archivos de la corte, los abogados de Sheen lograron desechar el caso sin prejuicio el viernes, lo que significa que el actor podría volver a presentarlo.