Los habitantes de Cachemira cerraron tiendas y negocios el miércoles en protesta por la muerte de un hombre que estaba en custodia de la policía en la zona controlada por la India de la disputada región himalaya.

Al menos tres enfrentamientos surgieron entre fuerzas del gobierno y manifestantes que lanzaban piedras en Srinagar, la principal ciudad, pero la policía logró dispersar a las multitudes y no se reportó de heridos, informaron las autoridades.

El transporte público se detuvo en los caminos y apenas había empleados en las oficinas de gobierno.

Los separatistas convocaron el paro para protestar por la muerte en domingo de un hombre de 28 años horas después de que fue detenido para ser interrogado en relación con un asesinato no resuelto.

La policía registró la muerte del hombre como un caso propio de asesinato y suspendió a tres oficiales, pero no ha revelado la causa del fallecimiento en Sopore, un pueblo a 55 kilómetros (35 millas de distancia) al noroeste de Srinagar.

La familia del hombre acusa que éste murió cuando era torturado. Desde entonces las protestas y enfrentamientos han clausurado virtualmente Sopore y el poblado vecino de Baramulla.

El gobierno ordenó una investigación, que los líderes separatistas rechazan porque posiblemente sea imparcial si es dirigida por oficiales de la India.

Grupos de derechos humanos dicen que las autoridades ordenan rutinariamente investigaciones para calmar el enojo en Cachemira, donde existe un fuerte sentimiento contra India.

La región está dividida entre India y Pakistán. Grupos rebeldes en la zona gobernada por India han peleado por la independencia o fusión con Pakistán desde 1989.