Una beba que se creía murió a poco de nacer se salvó de ser enterrada viva cuando largó a llorar en una funeraria del sureste de Brasil, informó la policía el miércoles.

La madre, de 14 años, estaba embarazada de siete meses cuando dio a luz el martes en el hospital Santa Casa de Misericordia, de Araxa, dijo la policía en un comunicado.

Los signos vitales de la beba eran débiles, y aparentemente muríó a poco de nacer.

El cuerpo fue enviado a una funeraria, donde un empleado lo preparaba para el entierro cuando la beba largó a llorar.

La niña fue devuelta al hospital e internada en cuidados intensivos.

El hospital confirmó el incidente, pero se negó a divulgar más detalles.