La nieta de la reina Isabel, Zara Phillips, dijo que su boda reciente con el jugador de rugby Mike Tindall fue extraordinaria, pero que lamentablemente tienen demasiado trabajo y no pueden tomar su kuna de miel.

Phillips, de 30 años, ex campeona mundial de equitación, regresó el martes a su trabajo, de lanzar una línea de ropa ecuestre para niños.

"Echamos de menos el período de tranquilidad en el que podemos estar juntos y descansar un poco", dijo.

Phillips, quien no posee un título real, se casó con Tindall el sábado en una ceremonia íntima y discreta en Edimburgo.

Dijo que usará su apellido de soltera para fines profesionales, pero que en su vida privada será la señora Tindall.