Wall Street abrió hoy en terreno negativo tras conocerse que el gasto de los consumidores de EE.UU. bajó en junio por primera vez en dos años, por lo que media hora después del inicio de la sesión el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, bajaba el 0,28 %.

Ese índice, que agrupa a 30 de las mayores empresas cotizadas de EE.UU., restaba a esta hora 33,64 puntos para colocarse en 12.098,85 unidades, al tiempo que el selectivo S&P 500 cedía el 0,38 % (-4,85 enteros) hasta 1.282,09 puntos y el índice compuesto del mercado Nasdaq descendía el 0,2 % (-5,62 unidades) para ubicarse en 2.738,99 enteros.

Los inversores recuperaban así el ánimo vendedor de la pasada jornada, cuando el Dow Jones encadenó su séptimo descenso consecutivo al retroceder el 0,09 %, y apenas parecía influir sobre sus decisiones la aprobación en la Cámara de Representantes de EE.UU. del plan bipartidista para elevar el techo de deuda para evitar que el país entre hoy en suspensión de pagos.

La propuesta, que será sometida a votación este martes en el Senado, incluye un plan de reducción del déficit estadounidense de al menos 2,1 billones de dólares en la próxima década, exclusivamente a través de recortes en el gasto público.

El alivio por ese acuerdo se desvanecía y a esta hora los inversores se preguntaban también si la calificación de la deuda de Estados Unidos se verá rebajada incluso después de haber alcanzado ese pacto, como han amenazado algunas agencias de medición de riesgo.

Pero el decidido ánimo vendedor de la jornada respondía a la noticia de que los ingresos de los trabajadores en EE.UU. aumentaron un 0,1 % en junio, el menor incremento desde noviembre, al tiempo que el gasto de los consumidores cayó un 0,2 %, la primera disminución en casi dos años, según el Departamento de Comercio.

Así, a esta hora la mayor parte de los componentes del Dow Jones se colocaban en terreno negativo liderados por la farmacéutica Pfizer (-2,16 %), que esta jornada anunció que en el primer semestre de 2011 tuvo una ganancia neta de 4.832 millones de dólares, el 7 % más que los 4.501 millones de dólares de enero a junio de 2011, lo que atribuyó a menores costes de reestructuración que los previstos.

Le seguían el conglomerado GE (-1,39 %), la también farmacéutica Merck (-1,5 %) y la cadena Home Depot (-1,2 %), mientras que en el lado de los avances sólo se colocaban seis compañías, con la aseguradora Travelers (0,64 %) a la cabeza.

En otros mercados, el petróleo subía a 95,14 dólares por barril, el oro ascendía a 1.640 dólares la onza, el dólar perdía terreno ante el euro (que se cambiaba por 1,4281 dólares) y la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a 10 años retrocedía al 2,72 %.