El Senado aprobó el martes una ley de emergencia para impedir la primera mora de pagos del gobierno en la historia, y de inmediato la envió al presidente Barack Obama para que la promulgara cuando sólo quedaban unas horas para hacerlo.

La sesión se resolvió por 74 votos a favor y 26 en contra. Obama firmó la iniciativa poco más de una hora después.

La votación del martes puso fin a una batalla extraordinariamente difícil en Washington en la que se enfrentaron las fuerzas republicanas del movimiento conservador Tea Party en la Cámara de Representantes contra Obama y los demócratas que controlan el Senado.

La solución negociada aumenta de manera esencial la capacidad de endeudamiento del gobierno, y va acompañada con la promesa de aplicar recortes presupuestarios por más de dos billones de dólares en la próxima década.

"La iniciativa constituye un primer paso importante para garantizar que como nación vivamos con lo que tenemos", dijo Obama después de la sesión del Senado. "Sin embargo, esto es apenas el primer paso. Este acuerdo negociado necesita que ambos partidos trabajen juntos en un plan más amplio para reducir el déficit".

Parte de la iniciativa se negoció bajo las condiciones que fijó el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, entre ellas la exigencia de que cualquier aumento al límite de endeudamiento fuera compensado con recortes al gasto.

Sin embargo, la legislación también satisface las exigencias de Obama, entre ellas aumentos al techo de endeudamiento suficientes para mantener la financiación del gobierno hasta 2013 y reducciones al aumento del presupuesto del Pentágono.

"Tuvimos que conformarnos con menos de lo que queríamos, pero lo que logramos de ninguna manera es insignificante", dijo el líder del Partido Republicano en el Senado, Mitch McConnell.

"Sin embargo, creo que mis correligionarios eran del punto de vista de que trataríamos de conseguir la mayor reducción de gastos posible de un gobierno al que no controlábamos. Y eso es lo que hemos hecho con este acuerdo bipartidista", agregó.

De acuerdo con la normativa, se aumentará en 400.000 millones de dólares el límite de endeudamiento gubernamental, que en la actualidad llega a 14,3 billones de dólares, y se garantizan 500.000 millones adicionales para antes de fin de año. Estos 900.000 millones de dólares deben ser compensados con reducciones a los presupuestos a agencias gubernamentales en los próximos 10 años.

La Cámara de Representantes realizó su votación el lunes por la noche. La medianoche el martes era la fecha límite para que se aprobara la elevación del endeudamiento a fin de impedir una mora de pagos en el gobierno.