Los organizadores de los Globos de Oro y sus productores trataron de convencer a una juez el martes de que tienen los derechos para determinar quién transmitirá la destacada premiación en la mayor parte de la década.

La disputa es sobre un acuerdo que da derechos a "perpetuidad" para trabajar con la premiación, siempre y cuando se transmita por la televisora NBC. La última vez que se revisó el acuerdo fue firmado por 18 años.

La Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, HFPA por sus siglas en inglés, dice que si el acuerdo se interpreta como quieren los productores, perdería derechos esenciales sobre su propiedad, una gala de los astros del cine que genera millones de dólares cada año.

Los productores, dick clark productions (dcp), argumentan que incluyeron la cláusula de perpetuidad, en parte, por un escándalo que retiró a la premiación de las televisoras en 1980.

Tras seis horas de declaraciones la juez federal de distrito Valerie Baker Fairbank, dijo que planeaba emitir un fallo esta semana, pero no dio indicios de sus inclinaciones e hizo pocas preguntas.

El lunes le pidió a ambas partes que revisaran si el acuerdo, como lo interpreta la empresa productora, constituiría "un absurdo".

"Definitivamente llevaría a un absurdo", dijo el abogado de la HFPA Daniel Petrocelli. "Estaríamos a su merced para siempre".

Un abogado de dcp argumentó que las cortes han mantenido los derechos de los involucrados para lograr acuerdos que podrían parecer extraños para personas ajenas. En el caso de los 30 años de historia entre la HFPA y dcp, la cláusula de perpetuidad tiene sentido, según el abogado Brad Phillips.

La compañía productora ha "logrado milagros para este espectáculo", dijo Phillips. "No hay nada de absurdo en ello".

Lo que está en juego no es sólo una de las galas más prestigiosas de Hollywood sino millones de dólares. Según registros fiscales de 2009, el año más reciente del que se tiene información, HFPA recibió 7,5 millones de dólares por los Globos de Oro.

HFPA y dcp dividieron los ingresos de la premiación a la mitad, según su acuerdo, el cual fue firmado por primera vez en 1983.

La relación de ambas partes comenzó meses después de que CBS cancelara su contrato para transmitir la premiación después de una controversia sobre la relación de la HFPA con las estrellas a las que reconocía, que llegó al límite cuando la asociación fue acusada de impropiedad al reconocer a la novata Pia Zadora por un papel muy criticado.

La asociación, integrada por cerca de 80 periodistas extranjeros demandó a la productora en noviembre pasado argumentando que negoció una extensión del acuerdo con NBC hasta el 2018 sin la autorización adecuada.

Los abogados de dcp, sostienen que el caso de la HFPA debería ser desechado porque la asociación esperó demasiado para reclamar las cláusulas del acuerdo de 1993. La asociación afirmó que no estuvo enterada del supuesto acuerdo de la compañía productora para producir y distribuir el espectáculo hasta después de que se firmó el más reciente pacto con la NBC en 2001.

Si la juez no llega a un fallo a favor de alguna de las partes, un jurado decidirá los derechos de transmisión de la gala en un juicio que comenzaría el 30 de agosto.

La HFPA ha dicho que hay suficiente tiempo para organizar la premiación del próximo año, sin importar si gana en esta ronda o si el juicio debe llegar ante un jurado.

___

Anthony McCartney está en Twitter como @celebritydocket