Los Jets son ahora el equipo de Mark Sánchez. El quarterback lo sabe y entiende que las esperanzas de Nueva York de llegar al Super Bowl dependen de su desempeño.

Sánchez ha ayudado ya a que los Jets lleguen a la final de la Conferencia Americana en sus primeras dos campañas y ha jugado bien durante los playoffs. Este es el año en que los Jets deben llegar al Super Bowl, consideró el entrenador Rex Ryan, pero mucho de ello depende de cuánto pueda mejorar el mariscal de campo de ascendencia mexicana.

El receptor Plaxico Burress, la flamante contratación de los Jets, cree que Sánchez puede ser uno de los mariscales de campo de elite en la NFL. Lo mismo opina LaDainian Tomlinson.

En realidad, cada uno de los jugadores de los Jets reconoce que Sánchez es el líder del equipo y Ryan lo nombró recientemente capitán de la ofensiva. Ahora, el quarterback debe demostrar que quienes lo elogian tienen la razón.

Sánchez está consciente de que enfrentará una gran presión durante todo el año y señala que ha llegado el momento de consolidarse.