Las ventas de Toyota en Estados Unidos se redujeron un 19,7 % en julio pero el fabricante japonés dijo que confía que en la segunda mitad del año la demanda se recupere con la llegada de nuevos modelos y la normalización de la producción.

En julio, la demanda de vehículos del grupo, tanto la división Toyota como Lexus, totalizó 130.802 automóviles frente a los 169.224 vendidos hace un año.

La mayor caída de las ventas se concentró en el segmento de autos cuya demanda sumó 68.062 unidades, un 26,4 % menos que en julio de 2010.

Al mismo tiempo, las ventas de camionetas se redujeron un 11 % para situarse en 62.740 vehículos.

Por marcas, la división Toyota vendió 116.263 vehículos, un 19,8 % menos que hace un año. La marca de lujo Lexus tuvo unas ventas de 14.539 vehículos, lo que representa un 18,8 % de descenso.

La producción de Toyota ha estado afectada gravemente por la interrupción del suministro de componentes tras el terremoto y tsunami que padeció Japón a principios de año.