El beneficio neto de Toyota Motor bajó un 99 por ciento interanual entre abril y junio, primer trimestre del año fiscal en Japón, en medio de la caída de las ventas tras el terremoto del 11 de marzo, anunció hoy la compañía.

En esos tres meses Toyota, primer fabricante mundial del motor, ganó 1.100 millones de yenes (9,9 millones de euros), frente a los 190.400 millones de yenes (1.724 millones de euros) obtenidos de beneficio neto el mismo trimestre de 2010.

Entre abril y junio Toyota ha vendido 1,22 millones de unidades en todo el mundo, un 32,9 por ciento o 599.000 vehículos menos que en 2010.

Pese a estos resultados, Toyota revisó al alza sus previsiones de resultados para este año fiscal, que concluye en marzo de 2012.

De este modo, pronostica un beneficio neto de 390.000 millones de yenes (3.542 millones de euros), por encima de los 280.000 millones de yenes que preveía en junio,

Además, el grupo espera vender 7,6 millones de vehículos en todo el mundo, una cifra por encima de los 7,24 millones que preveía en junio.

El grupo se vio golpeado en el primer trimestre del año fiscal por el impacto del terremoto y el tsunami del 11 de marzo, que supuso un serio revés para su producción.