Stuart Kuttner, el exdirector gerente del dominical "News Of The World", fue puesto en libertad bajo fianza tras haber sido arrestado hoy como sospechoso de corrupción por supuestos pagos indebidos a agentes policiales y de interceptación de comunicaciones, según informó Scotland Yard.

El hombre, de 71 años, fue detenido en Londres en relación con el escándalo de las escuchas telefónicas ilegales practicadas en el citado tabloide británico.

La policía británica indicó que Kuttner, quien dimitió de su cargo en ese rotativo en julio del 2009, permanecerá en libertad bajo fianza hasta finales de mes "a la espera de más investigaciones", tras haber sido interrogado hoy en una comisaría del norte de la capital.

Un portavoz policial precisó que el individuo es sospechoso de corrupción por pagos indebidos a agentes policiales y de interceptación de comunicaciones.

Con ese arresto ya son once los detenidos en el Reino Unido por el caso de las escuchas, en su mayoría periodistas del dominical "News of the World", clausurado el pasado 10 de julio por su propietario, Rupert Murdoch, a raíz del escándalo.

Entre los detenidos, que se encuentran en libertad bajo fianza, se incluyen la exdirectora del periódico Rebekah Brooks, mano derecha de Murdoch en el Reino Unido, y el exdirector Andy Coulson, hasta enero jefe de prensa del primer ministro, David Cameron.

Además, dos comisarios jefe de Scotland Yard, Paul Stephenson y John Yates, han dimitido por sus conexiones con alguno de los implicados en el caso.

La investigación policial sobre las escuchas abarca dos aspectos, los pinchazos de teléfonos para obtener exclusivas -enmarcado en la operación Weeting- y los sobornos a la Policía, objetivo de la operación Elveden.

El escándalo de las escuchas, que estalló en 2006, se agravó el mes pasado al conocerse que además de teléfonos de famosos se habían pinchado los de familiares de soldados muertos y víctimas de asesinatos célebres, entre otros.

También con relación a este caso, la corte de Magistrados de Westminster sentenció hoy a seis semanas de cárcel al humorista que arrojó espuma de afeitar al magnate Rupert Murdoch, cuando éste compareció ante el Parlamento británico el pasado 20 de julio.

Jonathan May-Bowles recurrió su condena de forma inmediata tras insistir en que esa agresión pretendía expresar su "repugnancia" por el escándalo de las escuchas.

May-Bowles, conocido con el nombre de Jonnie Marbles, se declaró culpable la pasada semana de agredir al magnate de la comunicación, de 80 años, cuando comparecía ante la comisión de Cultura, Medios y Deportes del Parlamento.

El agresor trató de lanzar a Murdoch un plato de papel con espuma de afeitar el pasado 20 de julio pero la esposa del magnate, Wendi, se interpuso con decisión entre su marido y el atacante, al que llegó a dar un manotazo.

Durante la vista oral de su caso, May-Bowles admitió que cometió acoso y causó alarma y alteración del orden público.

La comparecencia de Rupert Murdoch, presidente de News Corporation, y su hijo James ante el Parlamento por las escuchas ilegales del dominical "News of the World" tuvo que ser suspendida durante unos minutos por ese incidente, que no causó heridos.

Los abogados del humorista argumentaron que la pena impuesta por la jueza Daphne Wickham era "demasiado severa" pese a que la magistrada señaló que May-Bowles tan sólo cumpliría tres semanas en la cárcel.