El líder opositor venezolano Leopoldo López hizo hoy un llamado a sus compatriotas en el exterior para que se conviertan en una "fuerza electoral" en los comicios presidenciales de su país en 2012 ejerciendo su derecho a sufragar.

López, quien aspira a la presidencia de Venezuela pese a estar inhabilitado políticamente, dijo en Miami que hay aproximadamente un millón de venezolanos fuera de su país, por lo que, de inscribirse la mitad, significaría tener a "500.000 con voz y voto".

"Ese número equivale a uno de los diez estados más grandes en términos electorales en toda Venezuela. Los venezolanos en el exterior tienen derecho a votar en unas elecciones donde se define el destino de nuestro país", expresó el exalcalde del municipio Chacao de Caracas (2000-2008) en una conferencia de prensa.

El coordinador nacional de Voluntad Popular es uno de los políticos que participarán en las elecciones primarias de la oposición en febrero de 2012 para escoger al candidato que enfrentará al presidente Hugo Chávez, quien busca la reelección.

El político dijo que a pesar de los obstáculos que afrontan los venezolanos fuera de su nación para inscribirse en el registro electoral permanente, aquellos que reúnan los requisitos deben participar en "unos comicios que es posible que se ganen por un voto, por diez o cien".

En ese contexto, detalló que existen "condiciones asimétricas" en los procesos electorales de Venezuela porque no está en el "interés del Estado que se vote" y, "aún así, la oposición logró ganar" las elecciones legislativas de 2010.

"Tenemos que buscar cómo superar esas condiciones adversas para lograr que la mayor cantidad de personas se sumen a este esfuerzo de construir una mayoría. Más responsabilidad tienen los venezolanos que puedan superar esos obstáculos y probablemente su voto valdrá por diez que no puedan hacerlo", señaló.

Activistas venezolanos en Miami han denunciado una ley sobre los procesos electorales de Venezuela que exige a las personas en el exterior como requisitos obligatorios para inscribirse en el registro electoral permanente la cédula de identidad y pasaporte venezolanos y un estatus migratorio legal.

López también habló del programa de gobierno que implementará si obtiene la presidencia de su país, al que denomina "La mejor Venezuela", y que está basado en tres pilares: la seguridad ciudadana, la eliminación de la pobreza y generar progreso.

Aseguró que "Caracas es la tercera ciudad más violenta del continente americano", una situación que, en su opinión se puede revertir. El "primer gran desafío es conquistar la paz", agregó.

Con respecto a la pobreza, dijo que el 20 por ciento de los venezolanos, "7 millones de personas", están en situación de extrema pobreza y para combatirla utilizaría parte de los ingresos petroleros en un "fondo solidario".

Para generar progreso apuntó que desarrollaría un modelo económico que brinde confianza a los inversores y oportunidades de empleo.

"Estamos convencidos de que podemos impulsar un modelo económico que cree medio millón de empleos nuevos cada año en sectores como el turismo, agroindustrial, petrolero, petroquímico y de la construcción", enumeró.

La Contraloría de Venezuela inhabilitó políticamente a López en 2008 por presunta malversación de fondos cuando fue alcalde y el político elevó su caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica.