Dos hombres condenados por el homicidio a sueldo de un hombre de West Columbia hace casi tres años fueron sentenciados a cadena perpetua.

Martín Terán y Josué Benítez fueron declarados culpables en febrero de homicidio a sueldo, posesión ilegal de arma de fuego como extranjero residente en el país sin permiso y de reingresar ilegalmente a Estados Unidos.

Fiscales señalaron que los hombres eran miembros de la pandilla MS-13 y fueron contratados por alguien en Honduras para matar a Jorge Ramos, quien fue baleado en la cabeza y en la espalda en noviembre del 2008.

Investigadores dijeron que la policía en Houston encontró a Benítez con un arma menos de dos semanas después y ésta correspondió al arma utilizada para matar a Ramos.

Las autoridades indicaron que Terán también trató de usar mensajes codificados para manipular a testigos mientras esperaba juicio.