Al cumplirse 13 años de su secuestro, familiares de los militares Róbinson Salcedo y Luis Alfredo Moreno exigieron de las FARC su inmediata liberación y pidieron al gobierno del presidente Juan Manuel Santos que no los abandone.

"A las FARC les digo: ya es hora de que los liberen. Trece años son toda una vida... de sufrimientos y torturas psicológicas", expresó en conversación telefónica Carmen Guarín, madre del sargento del Ejército Róbinson Salcedo.

El 3 de agosto de 1998, unos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia atacaron un batallón del Ejército y la sede de la Policía Antinarcóticos en el municipio de Miraflores, en el departamento de Guaviare, a 430 kilómetros al sureste de Bogotá.

Tras dos días de combates, según la Fiscalía, "murieron tres civiles y 16 policías... En su retirada los insurgentes secuestraron una veintena de militares".

De esos uniformados retenidos, sólo Salcedo, de 38 años, y el también sargento del Ejército Luis Alfredo Moreno, de 41, permanecen en cautiverio.

Los demás o fueron rescatados por la fuerza pública en distintos operativos o liberados unilateralmente por la guerrilla, que generalmente no explica las razones por las cuales entrega en libertad a un uniformado y retiene a otro.

La ex senadora Piedad Córdoba, a quien entre enero de 2008 y febrero de 2011 las FARC le entregaron unilateralmente a 20 secuestrados, entre políticos y militares, ha dicho que espera a mediados de este mes tener noticias sobre nuevas liberaciones, pero no ha dado detalles.

"El me decía cosas muy bonitas y me hacía promesas: 'mamá, si yo presto el servicio militar, y si sigo la carrera, le voy a comprar su casita o cualquier cosita le hago", recordó la señora Guarín, de 60 años. "Yo en cada momento me acuerdo de él y vivo llorando y espero verlo muy pronto".

En tanto, María Concepción Chagüezá, madre de Moreno, consideró que "estos 13 años del secuestro de mi hijo para mí han sido un dolor inmenso y un gran vacío en el hogar... Yo lo recuerdo a todo momento, a todo minuto".

Quiero "volver a recuperar y a rescatar sus caricias y su compañía... Lo que más me duele es verlo en esas fotos atado y amarrado con una cadena con dos candados... Le pido a Dios verlo antes de morirme", dijo.

En septiembre de 2009 se conocieron las últimas pruebas de supervivencia de Salcedo y Moreno luego de que las autoridades capturaron en Bogotá a un presunto rebelde de las FARC que las llevaba consigo.

En concepto de la señora Chagüezá, "hasta ahorita el presidente Santos no se ha pronunciado (sobre la suerte de su hijo) y en este momento a nosotros no nos han hecho saber nada".

"Desde que él entró (asumió la Presidencia de Colombia en agosto del 2010) no se ha pronunciado. Sí nos tiene abandonados (con su) silencio", enfatizó.

Empero, el comandante de las fuerzas militares, almirante Edgar Cely, afirmó el lunes en una entrevista con la radio Caracol que el comando castrense no olvida a sus hombres y trabaja en la posibilidad de opciones de rescate que no pongan el peligro la vida de los retenidos.

Para la liberación de Salcedo y Moreno, y de al menos otros 14 uniformados en poder de las FARC, la guerrilla plantea un canje de militares y policías cautivos por rebeldes presos en cárceles del país. Pero las autoridades han dicho que el tema de tal intercambio está cerrado y Santos ha exigido en varias ocasiones la liberación de todos los retenidos.

En julio de 2008, el Ejército rescató a 11 policías y militares junto a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres ciudadanos estadounidenses. En junio del año pasado fueron rescatados otros cuatro uniformados, entre ellos el general Luis Mendieta, el más antiguo de la Policía y el de mayor grado en poder de los insurgentes.