Las escuelas en Colorado están comprando libros de texto usados en Amazon.com porque el gobierno estatal no ha proporcionado los fondos necesarios para material docente, dijo el supervisor de un distrito pobre en el sur del estado.

El testimonio el lunes de George Welsh, supervisor del Distrito Escolar Central, abrió el juicio en una demanda presentada por decenas de distritos escolares y padres que dicen que el método de la legislatura de Colorado para el financiamiento educacional viola la promesa en la Constitución del estado de proveer una educación "completa y uniforme".

El gobernador demócrata John Hickenlooper y el secretario de Justicia del estado, el republicano John Suthers, han advertido que si el gobierno pierde el juicio pudiera verse obligado a dedicar miles de millones de dólares a la educación, viéndose forzado a usar la mayoría de los fondos del estado para asuntos generales.

Pero los abogados que presentaron la demanda afirman que no piden más dinero. Dicen que quieren que un juez de distrito en Denver falle que el estado ha violado su Constitución con un sistema que pone en desventaja a los estudiantes de algunas de las comunidades minoritarias más pobres.

Welsh, cuyo distrito en el Valle San Luis es hispano en su mayoría, declaró que sus estudiantes trabajan con libros viejos y un plan de estudios anticuado, aprenden francés con un programa de Rosetta Stone comprado con 5.000 dólares y usan computadoras que funcionan "ocasionalmente".

Las escuelas en el distrito no tienen suficientes libros para que los estudiantes los lleven a casa y tienen que compartir libros usados adquiridos en Amazon.com por unos ocho dólares, dijo.

Mientras Welsh explicaba una presentación fotográfica de sus escuelas, una imagen mostraba el viejo globo terráqueo que algunos estudiantes usan. "Fíjense que la Unión Soviética aún existe", afirmó con ironía.

Funcionarios del estado dicen que Colorado ha aumentado a más del doble los gastos en educación pública desde 1994 y más de 40% del presupuesto actual está dedicado a la educación, un claro contraste con 1939, cuando los impuestos locales a la propiedad representaban 95% de los fondos de la enseñanza.

Funcionarios del estado dicen que el presupuesto estatal quedaría inutilizado si la legislatura tiene que dedicar hasta 4.000 millones de dólares en fondos adicionales para la educación, y agregan que simplemente dar más dinero no resolverá los problemas.

Los abogados que demandan al estado coinciden en que el dinero no es la única respuesta, pero dicen que los fondos no están siendo usados donde son más necesarios.