La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, lamentó hoy que el régimen del presidente sirio Bachar Al Asad continúe los "brutales" ataques contra los opositores a su Gobierno y pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que sancione a Siria para terminar con las "matanzas".

El Consejo de Seguridad de la ONU se reúne hoy en Nueva York para analizar el recrudecimiento de la represión del Gobierno sirio contra los manifestantes de la oposición, después de que el domingo murieran al menos 120 personas en el país árabe.

Clinton hizo un llamamiento "a aquellos que se han opuesto a acciones del Consejo de Seguridad de la ONU, que puedan obligar a Asad a detener los asesinados, a reconsiderar su postura".

"Los ataques violentos del régimen sirio contra civiles continúan hoy, incluso cuando el Ramadán ha empezado, subrayando, de nuevo, la brutalidad y el salvajismo del régimen de Asad", señaló en un comunicado.

La situación se agrava y entre las últimas víctimas está un niño de un año, Layal Askar, muerto por una bala perdida de un oficial de seguridad en la ciudad sureña del Al-Hirak, dijo Clinton.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, se reunió hoy para conocer la situación de primera mano con el embajador estadounidense en Siria, Robert Ford, quien se encuentra en Washington para sostener encuentros con altos cargos del Gobierno y del Senado.

Obama subrayó su "enérgica condena" al régimen sirio y reiteró el apoyo de Estados Unidos al "valiente" pueblo sirio y a su lucha por conseguir derechos universales y una transición democrática.

En cuanto a las sanciones, el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, destacó la importancia de mandar un mensaje "fuerte" y "unificado" a Asad y su régimen.

"Cuanta más violencia cometa (Asad) contra el pueblo sirio, mayor será la oposición al régimen de Asad", señaló Toner, quien señaló que todavía es difícil adelantar qué sucederá en la ONU porque es necesario "construir un consenso internacional más fuerte".

Clinton, por su parte, reiteró el apoyo de Estados Unidos a la población siria, condenó la "campaña de violencia" del régimen sirio contra su población, al tiempo que pidió a Asad que acabe con las "matanzas".

"Esta campaña de violencia asegurará que Asad y su régimen sean parte del pasado y el pueblo sirio sea el que determine su propio futuro", por lo que hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que apoye a Siria en estos momentos "críticos".

Clinton tiene previsto reunirse mañana, martes, con un grupo de activistas sirios y representantes de la comunidad de ese país en EE.UU. para tratar sobre la situación en el país árabe.

Desde mediados de marzo, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen, que se han cobrado las vidas de 1.583 civiles y de 369 soldados y efectivos de las fuerzas de seguridad, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.