El estreno de la película "Blackthorn", un western del director español Mateo Gil, fue aplazado hoy hasta la próxima semana en Bolivia, donde fue filmada, debido a que las cintas no llegaron desde Madrid, informó el coproductor Paolo Agazzi.

"Blackthorn", protagonizada por el estadounidense Sam Shepard y el español Eduardo Noriega, cuenta la historia del legendario bandido Butch Cassidy que pudo haber ocurrido después del tiroteo en el que supuestamente murió en el sur de Bolivia en 1908.

En rueda de prensa, Agazzi culpó de la suspensión "a la incapacidad y negligencia y, sobretodo, irresponsabilidad" de la aerolínea boliviana Aerosur que no cumplió con el cometido de traer las cintas a Bolivia.

El estreno para el continente americano de esta coproducción hispano boliviana se retrasó hasta el próximo lunes en La Paz por lo que el director Mateo Gil ha decidido postergar su regreso a España para poder asistir a la proyección de la película.

Acerca del rodaje, Agazzi ha destacado que la producción se desarrolló sin problemas pese al entorno del altiplano boliviano, si bien reconoció como único incidente el reciente robo de cuatro caballos que aparecen en el filme.

Los caballos, llamados Lucero, Sam (por Sam Shepard), Cinco y Taco, fueron robados hace dos semanas de una escuela de equitación de la ciudad oriental de Santa Cruz y son buscados por la policía e investigadores privados, según su dueño César Morón, quien fue uno de los coordinadores de la logística del filme.