Algunos extremistas tratan de infiltrarse en el fútbol, advirtió el jefe de un organismo que busca erradicar el racismo en las hinchadas de Gran Bretaña, que consideró que la reciente matanza en Noruega debe ser una llamada de alerta.

Herman Ouseley, presidente de la organización Kick It Out y miembro de la Cámara de los Lores, teme que grupos ultraderechistas puedan explotar los problemas económicos del país. Advirtió que el "empobrecimiento masivo" en ciertas zonas de Inglaterra tiene el potencial de fomentar la intolerancia y la exclusión.

Los insultos racistas contra jugadores negros que aquejaron el fútbol inglés en las décadas de 1970 y 80 han prácticamente desaparecido, en buena medida gracias al trabajo de Kick It Out.

"Los extremistas tratan de volver al fútbol", dijo Ouseley a The Associated Press. "Hemos logrado sacarlos de la tribuna y de las canchas, pero todavía están en la comunidad y es importante que entendamos que ellos tratan de dominar las mentes de personas jóvenes y vulnerables y que muchos aficionados al fútbol son jóvenes y vulnerables".

Ouseley añadió que el fútbol debe ser aprovechado siempre "como una base para ayudar a que los jóvenes entiendan que deben tener una mentalidad abierta y descubran los riesgos que hay en las personas que les ofrecen soluciones fáciles mediante el odio".

Al hablar ante directivos del fútbol durante un acto contra el racismo en el estadio de Wembley, Ouseley manifestó su preocupación de que el asesino confeso noruego Anders Behring Breivik pueda inspirar a personas descontentas en Gran Bretaña.

Breivik dijo el mes pasado que mató a 77 personas en un atentado dinamitero y una posterior ofensiva a tiros con el objetivo de lanzar una revolución en una Europa que, a su juicio, se ha visto gravemente afectada por la inmigración de musulmanes.

"Los hechos ocurridos hace más de una semana en Noruega nos recuerdan que el odio... existe no muy lejos de nuestras costas", advirtió Ouseley. "Créanme, hay organizaciones y gente que vive entre nosotros en Reino Unido y que son muy intolerantes".