El Alto Comisionado de la ONU para Refugiados, Antonio Guterres, afirmó el martes que América Latina es una región ejemplar en el tratamiento de refugiados a escala mundial, y citó a la región como un ejemplo frente a las manifestaciones de odio racistas que viven otras partes del mundo.

"América Latina tiene una tradición de refugio que es impar en el mundo, esa tradición de hospitalidad y comprensión a los refugiados es un ejemplo a escala mundial", afirmó Guterres a periodistas.

Tras un encuentro con el canciller brasileño Antonio Patriota, el diplomático portugués citó como ejemplo a Ecuador, que acogió en su territorio a refugiados colombianos, y el plan de acción mexicano para refugiados como casos ejemplares de solidaridad mundial.

"Las condiciones para el reconocimiento de refugiados en América Latina son más favorables que en otros lugares del mundo, y por eso pienso que América Latina tendrá cada vez más influencia en la protección de refugiados a escala mundial", afirmó Guterres.

El ex primer ministro de Portugal llegó la víspera a Brasil para dialogar con autoridades locales sobre los programas de atención a personas desplazadas.

Destacó que Brasil, además de ser un país donador que contribuye con las actividades de ACNUR en el mundo, tiene una de las legislaciones más avanzadas en materia de refugio y fue el primer país fuera de la región árabe en recibir refugiados palestinos.

Guterres citó los hechos ocurridos el 22 de julio en Noruega cuando un atacante solitario mató a 77 personas, como un ejemplo del peligro existente en el mundo actual por las manifestaciones de odio político y racismo hacia los extranjeros y los refugiados.

"Cuando se tiene un clima tan dramático, un crimen tan horrendo como el que ocurrió en Noruega, reconocemos la enorme importancia de Brasil como un ejemplo de sociedad de tolerancia, que respeta y valoriza la diversidad", afirmó.