El gobierno de Ollanta Humala subirá la presión tributaria e iniciará en octubre programas de ayuda a pobres, informó el lunes el ministro de Economía Luis Castilla.

"Hoy nuestra presión (tributaria) es cercana a 15 puntos del PIB (Producto Interno Bruto) y nuestra aspiración es llegar a niveles cercanos a 20 puntos del PIB a fines del gobierno" en 2016, dijo Castilla en una entrevista en la radio limeña Radioprogramas.

Castilla también afirmó que se aumentarán los impuestos a la minería, el motor económico del país, aunque precisó que aún "se trabaja a nivel técnico" sobre cómo y cuánto pagarán adicionalmente las empresas de ese sector.

Aseguró que los impuestos a la minería "no romperán la competitividad" y reafirmó la "seguridad jurídica" para las inversiones. Resaltó que existe un paquete de inversiones mineras por ingresar al país por 40.000 millones de dólares.

Asimismo indicó que en el último trimestre de 2011 el gobierno implementará programas de ayuda social que Humala prometió en su campaña y que le sumaron apoyo electoral. Un tercio de la población de Perú es pobre.

"Los programas que han sido anunciados como 'Pensión 65', 'Cuna más', 'Beca 18' y otros son programas que tendremos que implementar en el último trimestre del año", precisó el ministro en su primera entrevista radial.

El programa "Pensión 65" otorgará 250 soles mensuales (93 dólares) a los mayores de 65 años; "Cuna más" permitirá atender a niños menores de 3 años mientras sus madres trabajan y "Beca 18" otorgará beneficios a estudiantes destacados de colegios estatales para que continúen estudios superiores en universidades.

Castilla anunció que la aplicación de los programas de ayuda social será "gradual" entre 2011 y 2016 en 800 distritos pobres del país y que el costo total "no debe superar el año 2012 los 1.000 millones de soles (370 millones de dólares)".

El ministro dijo que Perú será prudente en su gasto público para evitar repercusiones de la crisis de endeudamiento en Estados Unidos y la existente en Europa. "El mundo todavía sigue incierto y debemos ser cautos", sostuvo.