Parlamentarios cubanos se reunieron el lunes en plenaria para evaluar la marcha de la economía de la isla, sometida a una serie de transformaciones que incluyen más espacio para la iniciativa privada, racionalización de los subsidios y recortes de puestos estatales.

El presidente Raúl Castro encabezó y posteriormente clausuró el lunes la sesión --una de las dos ordinarias que se realizan al año-- de la Asamblea del Poder Popular, el Parlamento, confirmaron medios de prensa oficiales.

La reunión ha generado expectativas tras las reformas aplicadas por Castro para lograr una economía racional, sin que se pierdan los logros del sistema que durante más de cinco décadas se caracterizó por el gasto social y la protección gratuita en las áreas de salud y educación, una de las metas de la revolución, que ningún otro país latinoamericano ha logrado.

Por primera vez la inauguración de la cita el lunes por la mañana no contó con el acceso a la prensa extranjera, normalmente invitada a los discursos de apertura de las sesiones ordinarias.

El gobierno no explicó el por qué de la restricción y se informó que la televisión estatal transmitirá resúmenes de la intervenciones en el transcurso de la jornada.

Posteriormente medios de prensa cubano indicaron que el presidente Castro había realizado el discurso de clausura la sesión y entre otras cosas indicó que se estudiaban realizar reformas en la política migratoria de la isla, que exige a sus ciudadanos un permiso de salida incluso cuando viajan temporalmente.

"El país está en la senda de modificar decisiones que jugaron un papel en su momento y que perduraron innecesariamente", expresó Prensa Latina reseñando el discurso de Castro, pero no se ofrecieron detalles.

Los representantes del legislativo unicameral sesionaron en 12 comisiones desde la semana pasada escuchando el balance de la actividad gubernamental en temas como salud, deportes, ciencia y transporte, y se espera que además del informe de la marcha del plan de la economía aprueben la liquidación del presupuesto del 2010.

Su encuentro plenario del lunes es el cierre del trabajo de las comisiones.

Sin embargo, el plato fuerte será el avance en una serie de medidas para flexibilizar y eliminar los estigmas en el trabajo independiente del Estado, conformar un orden económico menos prohibitivo para los ciudadanos y eliminar la mentalidad burocrática.

Las autoridades comenzaron desde finales del 2010 la entrega de licencias y actualmente hay unos 325.000 trabajadores independientes.

Además hubo entrega de tierras en usufructo a productores privados y en el caso de oficios como los barberos se permitió a los trabajadores realizar la autogestión.

"El Estado de Cuba está en una verdadera transición hacia una nueva economía y sociedad", dijo a la AP el académico y experto en Relaciones Internacionales, Robert Pastor de American University en Washington, D.C.

"El gobierno está tratando de reforzar la economía sin perder el control, así que este será un periodo de incertidumbre y tensión que se extenderá por un tiempo", agregó.

Para Pastor, la pregunta del momento es si Castro podrá dar garantías a la gente de que "ellos no serán abandonados solo por el hecho de que el Estado está reduciendo su tamaño".

----------------------

El corresponsal en La habana Peter Orsi contribuyó con este reporte