Hombres y mujeres bloquearon una de las principales calles de la capital haitiana para protestar contra las gestiones del gobierno para sacarles de un lote baldío en el que han vivido desde el devastador terremoto de enero del 2010.

Los manifestantes dijeron que las autoridades en la sección de Delmas de Puerto Príncipe han ofrecido 125 dólares a cada familia para que abandonen el lote. El área había sido usada por mecánicos para reparar automóviles, pero ahora es hogar de centenares de personas que viven en pequeñas tiendas de campaña y chozas.

El poblador Jean-Rony Alexis dijo el lunes que el dinero no es suficiente para pagar por vivienda en otras partes. La protesta duró varias horas, antes que los entre 60 y 80 manifestantes se dispersasen pacíficamente. No hubo arrestos.

Aproximadamente 630.000 personas siguen desamparadas a causa del terremoto. Las protestas por los desalojos se han vuelto algo común debido a la escasez de viviendas.