El gobierno de Obama impugnó la nueva ley migratoria de Alabama que permite a la policía detener a personas que sospechen se encuentran de manera ilegal en el país después de hacerles una detención de tránsito.

El Departamento de Justicia dijo que la ley de Alabama es incongruente con la ley federal y mina las prioridades migratorias federales.

En una demanda interpuesta en una corte federal de Alabama, el gobierno dijo que la ley estatal aumenta las oportunidades para que la policía de Alabama envíe a los inmigrantes a la cárcel por varios nuevos delitos migratorios.

El departamento citó las palabras del jefe de la policía de Birmingham, A.C. Roper, quien dijo que la ley desviaría escasos recursos de prioridades locales a hacer valer leyes migratorias.

El año pasado, la dependencia obtuvo una suspensión preliminar contra la ley migratoria de Arizona.